Incidente violatorio del cese al fuego en Colombia dejó dos muertos
Share this on

Incidente violatorio del cese al fuego en Colombia dejó dos muertos

Dos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) murieron en combate con las fuerzas militares sólo cuatro días después de que se firmara un nuevo acuerdo de paz para poner fin a medio siglo de lucha.

El ejército dijo en un comunicado que se puso en marcha un operativo para dar con presuntos miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) —un grupo más pequeño- que habrían estado extorsionando ganaderos y empresarios locales en inmediaciones del municipio de Santa Rosa, departamento de Bolívar, en el norte de Colombia.

Sin embargo, un tercer hombre armado que fue capturado dijo que él y sus compañeros pertenecían al frente 37 de las FARC. El comunicado asegura que el hombre “entregó información exacta sobre las actividades ilegales que realizaban en la zona”, pero no brinda detalles sobre estas.

Eso sí, indica que en la acción “se incautaron de tres armas cortas, munición y proveedores, una granada de fragmentación, un radio de comunicaciones, material de intendencia y documentación”.

Hasta la noche del miércoles, los rebeldes se abstuvieron de formular comentarios públicos, pero fuentes oficiales dejaron trascender que los rebeldes estaban a 68 kilómetros de uno de los lugares de concentración, a donde asegura que se dirigían para entregar sus armas a los monitores de paz de las Naciones Unidas.

Analistas y otros políticos que apoyan el acuerdo de paz en Colombia se han preguntado también por el alcance de este suceso, advirtiendo que es un campanazo de alerta para definir con prontitud la implementación del acuerdo corregido y así evitar que otro hecho como este eche a perder lo firmado.

Se trata de la primera violación al cese al fuego bilateral consolidado durante la etapa final de la negociación de paz. Pese a que este entró en vigencia hace unos 80 días, el último hecho violento por el estilo habría sucedido hace 131 días, de acuerdo con el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC).

La acción, prosigue esa organización, viola al menos tres compromisos:

  1. “No ‘entrar el contacto armado'”, incumplido por ambas partes.
  2. “No “hacer presencia armada y uniformada en cualquier lugar diferente a los Puntos de Pre agrupamiento Temporal (PPT) acordados, sin previa coordinación con el MMV”, incumplido por la guerrilla.
  3. “No “realizar actividades ilícitas para la financiación de la organización””, también incumplido por los miembros del grupo insurgente.

Además advierte que no existen suficientes controles en esos lugares dispuestos a lo largo del territorio para evitar que acciones individuales por el estilo de la sucedida este miércoles pongan en riesgo lo pactado. Esto teniendo en cuenta que es un peligro latente con una guerrilla en aparente proceso de “descomposición”.

Con información de la agencia AP.