El Zika dejó de ser un problema global, pero sigue azotando a Latinoamérica
Share this on

El Zika dejó de ser un problema global, pero sigue azotando a Latinoamérica

Pese a la creciente cantidad de personas contagiadas con el Zika, en los últimos días la OMS indicó que la epidémica dejó de ser considerada como una emergencia global. Si bien para esa organización sigue siendo una de las prioridades, ya pasó a convertirse en un problema a largo plazo para la región de América Latina.

Aunque es nuevo en la región ─si se tiene en cuenta que surgió en Uganda en 1947 ─ el Zika ya se ha cobrado cientos de víctimas fatales y ha provocado significativamente el aumento de niños con microcefalia, en ocasiones severa. Esta enfermedad hace que el bebé nazca con la cabeza de un tamaño mucho menor al normal, lo que genera un retraso madurativo en su cerebro y una serie de complicaciones en su calidad de vida. 

Brasil fue el primer país del continente en reportar los primeros casos del Zika entre el 2014 y el 2015. A su vez, en ese periodo la cantidad de recién nacidos con microcefalia aumentó. Por tal motivo, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) adelantó un estudio para determinar la relación entre el conocido virus y la condición congénita. A principio de este año, la institución “confirmó que el Zika causa severos defectos de nacimiento, incluida la microcefalia”, informó la BBC.

Se estima que en Brasil ya se han reportado miles de casos de microcefalia, situación que alertó a las autoridades de ese país, quienes de inmediato invitaron a las lactantes a realizarse un examen previo al nacimiento de la criatura para saber si están infectadas o no con el Zika. 

En otros países como Colombia el gobierno nacional solicitó este año a la comunidad evitar contraer embarazos al menos hasta julio, debido a la fuerte presencia de la epidemia del Zika. Vale aclarar que hasta el momento la cantidad de niños nacidos con microcefalia en esa nación sería bajo, en comparación con los cuadros presentados en otros países.

Mientras que en Brasil se han presentado “más de 2.000 cuadros”, en Colombia la cantidad no superaría los 47, según publicó el The New York Times. Sin embargo, esta disparidad estaría fuertemente relacionada con la legalidad del aborto en Colombia,  en aquellas situaciones en las que se requiera preservar la salud de la madre. Esto se debe a que para el ministerio de Salud de ese país, una malformación congénita como la microcefalia es considerada como “una amenaza para el bienestar” de la progenitora. Por el contrario, el Estado de Brasil permite la interrupción del embarazo solamente en determinados casos como lo es por ejemplo, una situación de incesto.

Entre tanto, debido a los miles y miles de casos que se reportan tanto en América Latina como en el mundo, la Organización Mundial de la Salud en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud publican semanalmente las cifras del Zika. Este informe incluye las confirmaciones, sospechas y la cantidad de casos relacionados con síndromes congénitos asociados a ese virus, como lo son: la microcefalia y el Guillain- Barré.

De allí se desprende que en algunos países como Costa Rica, Honduras y Argentina hasta el 17 de noviembre de este año, solamente presentaron un caso de síndrome congénito asociado con el Zika. Mientras que otros como Guatemala superan los 10 episodios.