Posible acuerdo de cooperación de Colombia con la OTAN escandaliza a Venezuela
Share this on

Posible acuerdo de cooperación de Colombia con la OTAN escandaliza a Venezuela

La última semana del 2016, el Gobierno de Colombia anunció un posible acuerdo con la OTAN que no cayó nada bien en Venezuela.

De acuerdo con la Presidencia colombiana, el diálogo con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) busca “poner en marcha un programa de cooperación en materia de intercambio de información y lucha contra el crimen organizado”.

Al no ser un país miembro de esa organización, Colombia solo podrá aspirar a un convenio de cooperación de no más de nueve años, pero para el presidente Juan Manuel Santos se trata de un gesto de reconocimiento de la OTAN, una organización con un sentido principalmente militar, al ejército colombiano.

“Es un reconocimiento a las Fuerzas Militares y a nuestra Policía Nacional por esa gran labor que estas Fuerzas Militares han desarrollado en la lucha contra todos los agentes generadores de violencia”

Según el mandatario, además de seguridad se trata de un convenio de “intercambio de experiencias (…) en la lucha contra los diferentes agentes generadores de violencia, contra el crimen transnacional”.

El Gobierno de Nicolás Maduro, que rechaza con vehemencia el intervencionismo extranjero pero que frecuentemente campea su crisis atribuyéndola a factores externos provenientes de su vecino occidental o de los Estados Unidos, emitió una nota diplomática al respecto, en la que “expresa su profunda preocupación y rechazo por el anuncio (…) sobre el inicio de discusiones para concretar un acuerdo de cooperación militar”.

Aunque en ningún momento se especifica los alcances reales del acuerdo, Venezuela supone y condena que este pueda incluir algún tipo de “alianza militar”, la cual asegura que el propio Santos se habría comprometido a descartar en diálogo con el expresidente Hugo Chávez.

La misiva, otro recurso al que poco apela el Gobierno de Maduro, prefiriendo medidas más expeditivas, protesta y condena lo que llama un “intento de introducir factores externos con capacidad nuclear en nuestra Región”.

Y a continuación sostiene que el acuerdo “desvirtúa los principios de Bandung que dieron origen al Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), que prohíbe expresamente a sus Estados Miembros formar parte de alianzas militares”.

“La República Bolivariana de Venezuela hará valer todas las instancias diplomáticas y políticas a su alcance para impedir que organizaciones bélicas con pernicioso expediente de guerra y violencia en el mundo perturben la paz de nuestra Región”

Finalmente, la cancillería “exhorta al Gobierno de Colombia a no generar elementos de desestabilización y guerra en Suramérica”.

Hasta el momento, el Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano no ha reaccionado a la protesta de su vecino.