Estados Unidos advierte posible amenaza de muerte contra Evo Morales
Share this on

Estados Unidos advierte posible amenaza de muerte contra Evo Morales

El presidente de Bolivia Evo Morales está en alerta luego de que las autoridades de Estados Unidos le comunicaran sobre la existencia de una posible amenaza de muerte en su contra. Al parecer una mujer tomó contacto con la embajada de ese país para expresar su deseo de atentar contra el mandatario.

Según trascendió, la sospechosa decidió contactarse con la misión diplomática a través de un mensaje electrónico emitido desde una cuenta personal. Además, se cree que tendría aproximadamente 17 años y sus padres vivirían con ella en La Paz, Bolivia.

Lo cierto es que el autor del hecho por un lado dejó clara su intención y se declaró capacitado para cometer el delito. Por otro pidió ayuda a la administración de Estados Unidos para preservar el bienestar suyo y el de su familia. Según informó el diario Cooperativa, “el deterioro de las relaciones diplomáticas entre La Paz y Washington” habría motivado a la persona a realizar ese pedido.

El ministro de gobierno Carlos Romero fue el encargado de dar a conocer la presunta amenaza en una rueda de prensa, luego de ser advertido por las autoridades policiales de Bolivia. Aunque señaló que la entidades competentes ya se encuentran investigando la gravedad del hecho prefirió manejarse con cautela debido a la envergadura que representa cualquier amenaza que involucra directamente a un jefe de Estado.

La Fiscalía de Bolivia en cabeza del fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, tomó contacto con la embajada en Estados Unidos para adelantar las averiguaciones pertinentes y solicitar el apoyo del jefe de Seguridad de ese despacho diplomático. De acuerdo a la información publicada por el diario La Razón, el funcionario Guerrero manifestó que sería investigada la persona que recibió el mensaje y quienes estén relacionados, para así dar con el paradero del autor.

Por otro lado, las autoridades iniciaron un fuerte rastreo que incluye  el pedido de información a diferentes proveedores de telefonía y a la oficina del Servicio General de Identificación Personal (SEGIP) de Bolivia. El objetivo es analizar si la artífice en definitiva es la persona que envió el mensaje o si se trata más bien de alguien que se adueñó de sus datos personales para cometer el ilícito.

La investigación está siendo manejada por dos fiscales. Uno de ellos es el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco quien deslizó que de confirmarse el hecho, el mismo podría llegar a ser catalogado como una “amenaza, magnicidio y tentativa”, publicó el periódico Correo del Sur.

No obstante, desde que se dio a conocer este hecho hay quienes al igual que el diputado de la Unidad Democrática (UD), Wilson Santamaría, consideran que se trata de una especulación utilizada con fines políticos.