Siniestro del Chapecoense se debió por completo a errores humanos
Share this on

Siniestro del Chapecoense se debió por completo a errores humanos

Autoridades colombianas atribuyeron a errores por parte del piloto, la aerolínea y los reguladores aéreos bolivianos las responsabilidades del accidente aéreo que mató a 71 personas el mes pasado en las montañas de Colombia, incluido el grueso del plantel del equipo brasileño de fútbol Chapecoense.

El avión, operado por la compañía chilena LaMia, se estrelló en una ladera boscosa cerca de Medellín debido a que el piloto no reabasteció en el camino y no reportó a tiempo la falla causada por la falta de combustible.

“Ningún factor técnico ocasionó el accidente, todo se debió a errores humanos, a la administración de la compañía y la gestión y organización de los planes de vuelo por parte de las autoridades bolivianas”, informó el secretario de Seguridad Aérea de Colombia, Freddy Bonilla. Las autoridades de aviación en Bolivia y la aerolínea “aprobaron condiciones inaceptables para el vuelo presentado en el plan de vuelo”, agregó.

Además de la falta de combustible, el avión sobrepasaba su límite de peso en casi 400 kilogramos y no estaba certificado para volar a la altura en la que tuvo lugar el viaje, dijo Bonilla.

Las conclusiones preliminares de la investigación colombiana coinciden con las afirmaciones de las autoridades bolivianas la semana pasada, según las cuales LaMia y el piloto del avión fueron directamente responsables del accidente. El piloto Miguel Quiroga fue copropietario de la aerolínea y murió en el accidente.

Gustavo Vargas Gamboa, director ejecutivo de LaMia, fue encarcelado en espera de juicio a principios de este mes por homicidio y otros cargos, que ha negado. Su hijo Gustavo Vargas Villegas, ex funcionario de la autoridad aeronáutica boliviana, también está detenido por cargos de abuso de influencia al autorizar la licencia del avión que se estrelló, aunque también se dice inocente.

También se han presentado cargos criminales contra el co-propietario de LaMia, Marco Antonio Rocha Benegas, cuyo paradero se desconoce, y la controladora de tránsito aéreo Celia Castedo, que huyó de Bolivia después del accidente y busca asilo en Brasil.

Vea después: Indicios preeliminares apuntan a una cadena de errores e irregularidades en siniestro del Chapecoense.

Las autoridades bolivianas han dicho que se trató de un incidente aislado, pero que el gobierno acelerará el proceso de implementación de un nuevo sistema de seguridad. Los investigadores colombianos tienen la última palabra sobre las causas del accidente, según las autoridades bolivianas.

El avión transportaba al Chapecoense al juego más grande de su historia: la final de la Copa Sudamericana. Solo tres de los jugadores, dos miembros de la tripulación y un reportero sobrevivieron.