Abrió en Argentina la primera Escuela de Exorcismo de Latinoamérica
Share this on

Abrió en Argentina la primera Escuela de Exorcismo de Latinoamérica

En cabeza del obispo Manuel Acuña, quien desde hace muchos años realiza este tipo de ritual, la primera escuela de exorcismo y liberación de América Latina espera recibir como estudiantes no solamente a sacerdotes sino también a cualquier persona que esté interesada en luchar contra los espíritus malignos.

La idea de la institución Evagrio Póntico ― cuyo nombre hace honor al primer padre psicoterapeuta en la iglesia― es que todo aquel que se decida a estudiarla reciba el título de Consultor en exorcismos.

La carrera que tiene una duración de tres años y propone un amplio programa si se tiene en cuenta que dentro de sus temáticas aborda desde psicología y antropología hasta brujería. La duración de la cursada busca prepararlos para todo, incluyendo aquellas sesiones en las que la fuerza sobrenatural de la víctima supera a la del anfitrión; una situación para la que Acuña decidió compartir con otros su técnica.

Para ingresar, los estudiantes deben pagar una mensualidad de 700 pesos argentinos (cerca de 45 dólares). Hasta el momento la escuela cuenta con un grupo 35 alumnos, dentro de los cuales se encuentran arquitectos, amas de casa, escritores y maestros, entre otros. Algunos son simpatizantes y otros son escépticos, pero se vieron atraídos principalmente por curiosidad.

Lo cierto, es que para el sacerdote luterano de 54 años, es muy importante el rol que va a desempeñar el consultor ya que su fin será el de ayudar y “orientar a la persona que asiste a su consulta, para indicarle cuál es el grado de influencia espiritual que puede haber en aquello que le está sucediendo”, según replicó el portal de noticias Minuto Uno.

El religioso cuenta con más de 15 años de experiencia y se encuentra a cargo de la parroquia El Buen Pastor, ubicada a las afueras de Buenos Aires, en la localidad de Santos Lugares. Desde allí asegura haber librado el exorcismo de más de 1.200 personas. De hecho se jacta de haber precedido el mayor acontecimiento de esta índole en el mundo: el caso de una menor de 13 años que estuvo internada en un hospital psiquiátrico durante 10 años y que luego de su intervención pudo abandonar ese lugar y desarrollar una vida normal.

Para realizar esta liberación de los espíritus malignos que habitan dentro del ser humano no solamente se requiere de un experto en la materia, sino también de una serie de elementos ya conocidos gracias a lo que las pantallas de cine han mostrado: velas, incienso, agua bendita, crucifijo en mano y un rezo especial son suficientes para iniciar una batalla contra las fuerzas oscuras.

En meses pasados, en entrevista con el programa Telenoche, el sacerdote Acuña aseguró que “el diablo es una personalidad que tiene una estrategia”, que según él consiste en “hurtar, matar y destruir”. También afirmó haber vivenciado todo lo que ocurre en las películas, excepto el hecho de que una cabeza gire 180 grados. Cierto o no, la academia Evagrio Póntico logró convertirse en la primera escuela de exorcismo y liberación reconocida oficialmente hasta el momento, y queda en América Latina.