Gobierno venezolano retirará los billetes de 100 bolívares en 72 horas y cunde el pánico
Share this on

Gobierno venezolano retirará los billetes de 100 bolívares en 72 horas y cunde el pánico

Los venezolanos tratan de deshacerse apresuradamente de sus billetes de 100 bolívares después de que el gobierno anunciara que ese, el de más alta denominación, sería retirado de la circulación en 72 horas a partir de este martes.

El presidente Nicolás Maduro dijo que la retirada del billete —que valía sólo 2 centavos de dólar estadounidense en el mercado negro– era necesaria para reducir el contrabando de los billetes en la frontera con Colombia.

El jueves también entrará en vigencia una nueva gama de billetes de mayor denominación en el país considerado por muchos como el de la mayor inflación del mundo. A pesar de la impresión masiva de billetes de 100 bolívares —2,3 mil millones impresos este año de los 6,1 mil millones que hay en circulación– su presencia ya es escasa. Además, la vacilante red de telecomunicaciones de Venezuela genera continuas caídas en el sistema de tarjetas.

Luis Volcanes, de 36 años, había retirado dinero en efectivo por seis semanas todos los días, pero el lunes corrió con un gran sobre marrón tratando de depositar ese mismo dinero, sólo para encontrar que los cajeros automáticos en cuatro bancos seguidos no estaban funcionando.

“Esto parece una locura, como si el gobierno lo hiciera por capricho, no sé qué voy a hacer”, dijo Volcanes mientras la gente entraba y salía de un banco en Caracas quejándose de que ninguna de las máquinas funcionaba. Un hombre, incapaz de depositar dinero gritó: “¡Esto es un caos total!”

Para empeorar la situación, el lunes era un día festivo, lo que significa que no había cajeros. Los venezolanos tienen 10 días para intercambiar las notas en el banco central.

Muchos negocios ya no aceptaban billetes de 100 bolívares, advirtiendo que sólo lo harían el lunes. La gente pobre que vive del día a día no podía permitirse el lujo de rechazar efectivo, fuera cual fuera.

“Tomaré todo lo que puedas darme hoy para comer”, dijo el taxista José Manuel Henrique, de 49 años, cuyos ingresos en efectivo se destinan exclusivamente a alimentar a sus dos hijos. Henrique, expartidario del líder socialista Hugo Chávez, estaba molesto: “El gobierno no puede hacer nada bien, esto no fue pensado”.

Seis nuevos billetes y tres nuevas monedas saldrán el jueves, la mayor de las cuales tendrá un valor de 20.000 bolívares, menos de 5 dólares en las calles.

Maduro, un ex conductor de autobús y dirigente sindical elegido tras la muerte de Chávez en 2013, dijo que los compradores colombianos y criminales organizados estaban comprando los billetes de 100 bolivares para gastar dinero en Venezuela, empeorando la escasez de productos básicos como la harina y los antibióticos.

Venezuela está palpitando bajo su tercer año consecutivo de recesión, empujando a millones de personas a saltar comidas y tratamientos médicos.

Muchos otros viajan cada vez más a Colombia para encontrar suministros. Pero las tiendas del otro lado de la frontera mostraron señales de que no aceptarían billetes de 100 bolivares, deteniendo los negocios y enviando a los venezolanos a casa con las manos vacías.

Con información de Reuters.