En el ocaso de Obama, Cuba y EE.UU. firman acuerdo antiterrorismo
Share this on

En el ocaso de Obama, Cuba y EE.UU. firman acuerdo antiterrorismo

Cuba y Estados Unidos firmaron un acuerdo para cooperar en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico, el lavado de dinero y otras actividades delictivas internacionales. Todo en vísperas de la asunción del presidente electo Donald Trump.

El asesor del presidente Barack Obama, Ben Rhodes, quien ayudó a negociar la normalización de las relaciones entre los dos países desde hace dos años, estuvo presente para la firma, según informó la Casa Blanca.

A finales del siglo XX, Cuba protegió a algunos criminales principalmente latinoamericanos que efectuaban actos considerados como terroristas, principalmente secuestros y tomas de rehenes.

Un breve comunicado dijo que Rhodes estaba en Cuba para “reuniones oficiales, compromisos culturales y para presenciar la firma de un Memorando de Entendimiento (MOU) de Estados Unidos-Cuba”.

Trump, que asume el cargo el viernes, ha amenazado con deshacer una distensión aún frágil entre los dos países a menos que Cuba haga más concesiones políticas y económicas.

Se espera que Trump revise la política de Cuba al asumir el cargo. Para ello nombró a Jason Greenblatt, ejecutivo de la Organización Trump y asesor jurídico en jefe, como negociador de temas internacionales delicados, incluyendo a Cuba.

“El acuerdo establecerá un marco para fortalecer nuestra asociación en materia de lucha contra el narcotráfico, lucha contra el terrorismo, cooperación legal y lavado de dinero, incluidos los intercambios técnicos que contribuyen a una fuerte relación policial entre Estados Unidos y Cuba”, añadió el comunicado de la Casa Blanca.

La firma no estaba abierta a la prensa, sin embargo la agencia Reuters ha visto una copia del acuerdo, firmado por el estadounidense Jeffrey DeLaurentis.

Los dos países anunciaron el jueves un acuerdo para cooperar en asuntos de inmigración y poner fin a una política de 20 años que dio entrada a los cubanos sin visas si pisaban el suelo estadounidense, conocida como ‘Pies secos, pies mojados’.

Vea después: El último legado de Obama: no más ‘Pies secos, pies mojados’.

Obama ha utilizado sus poderes ejecutivos para mejorar las relaciones y perforar los agujeros en el embargo comercial de los EE.UU., que sólo puede ser levantado por el Congreso. Las ofertas y pedidos pueden ser revertidos por Trump.

Hasta la fecha se han firmado dieciocho acuerdos de cooperación, que van desde los servicios postales y la ciencia hasta la protección del medio ambiente y la cooperación sanitaria.

Lea también: Carbón: primer producto cubano exportado a Estados Unidos en 50 años.

Ha habido una discusión inicial sobre temas más difíciles como las reclamaciones de compensación de nacionalización de Estados Unidos, la demanda de Cuba por reparaciones de embargo, la extradición de fugitivos y el regreso de la Base Naval de Guantánamo a Cuba.

El viaje a la isla caribeña comunista desde Estados Unidos ha aumentado, con el inicio de vuelos directos y cruceros y acuerdos de roaming de teléfonos celulares firmados, pero no ha habido ninguna operación manufacturera ni acuerdos comerciales importantes.

Contenido relacionado: El drama de los cubanos que quedaron a medio camino hacia Estados Unidos.

Con información de Marc Frank, vía REUTERS.