Buenos Aires entró en pánico por amenaza de bomba en el lugar del atentado de 1994
Share this on

Buenos Aires entró en pánico por amenaza de bomba en el lugar del atentado de 1994

En medio de las movilizaciones para pedir justicia por la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien investigaba un presunto arreglo de la expresidenta Cristina Fernández con Irán para encubrir su responsabilidad en el atentado de 1994, una amenaza de bomba en la misma sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) generó pánico en la capital de Argentina la semana pasada.

Durante dos horas, los miembros de la Policía mantuvieron cerrada y acordonada la manzana mientras expertos en explosivos trabajaban en la zona. A dos años de la muerte de Nisman, la línea de emergencias 911 recibió una llamada anónima que alertó sobre la presencia de un presunto artefacto en el lugar. En la calle Uriburu 650 de la ciudad de Buenos Aires funcionan la oficina central del Servicio de Empleo y el Centro Integral de Adultos Mayores de la AMIA.

Luego de desalojar a las personas y revisar minuciosamente las edificaciones, los uniformados pudieron establecer que se trató de una falsa amenaza. En un comunicado, la mutual reconoció:

“Lejos de querer generar intranquilidad o preocupaciones desmedidas, AMIA se ve en la obligación de recordar que el hecho de haber sido elegida como blanco del terrorismo internacional hace ya más de 22 años obliga a esta institución demandar los mayores niveles de seguridad y prevención”

En 1994, la fuerte explosión de un carro bomba acabó con la vida de 85 personas y dejó heridas a 300. Del edificio ubicado en Pasteur 633 en la capital del país, no quedó rastro. Aún no se conocen exactamente los responsables del hecho ni su móvil, aunque los indicios apuntan hacia Irán.

Nisman, quien seguía esa pista, fue encontrado sin vida en el baño de su residencia con un disparo en la cabeza. Su cuerpo fue hallado el día previo a la presentación de las conclusiones de la investigación que adelantó durante años por el atentado a la AMIA. En ella señalaba a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al entonces Canciller Héctor Timerman de haber pactado con Irán la creación del comité de la verdad para hallar a los responsables del siniestro sabiendo que quienes estaban detrás de lo ocurrido eran los propios iraníes.

Dos años después, la causa que investiga la muerte del fiscal continúa abierta. La investigación que se encuentra en manos del fiscal Federal Eduardo Taiano ha sufrido diferentes percances.

En una conferencia de prensa, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, criticó el accionar de la rama judicial. El diario La Nación lo reseñó:“Necesitamos una Justicia más eficiente, más cercana, más dinámica y que dé respuestas”, aseguró el mandatario.

“No nos puede tampoco volver a pasar que las cosas se dilaten décadas, porque eso trae mucha frustración, mucho resentimiento, mucho enojo y no corresponde”

La investigación por la amenaza de bomba es intervenida por el juez Sebastián Ramos y la Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal Argentina. El hecho ocurrió un día después de la conmemoración del aniversario número dos de la muerte de Nisman.