La desaparición del embajador de Grecia en Brasil terminó siendo un crimen pasional
Share this on

La desaparición del embajador de Grecia en Brasil terminó siendo un crimen pasional

El embajador griego Kyriakos Amiridis, de 59 años, había desaparecido desde el lunes por la noche. Françoise, su esposa brasileña y la madre de su hija de 10 años, informó de su desaparición a la policía el miércoles. Un día después, su cadáver calcinado fue encontrado en el interior del coche que con su esposa habían alquilado. Estaba estacionado bajo un paso elevado de autopista en la zona donde la pareja había estado.

Vea también: Reportan desaparecido al embajador de Grecia en Brasil.

El viernes, el oficial Sergio Moreira, de 29 años de edad y policía de Río de Janeiro, confesó haber asesinado al embajador en lo que los investigadores del caso llamaron un “acto cobarde” que habría sido maquinado con la esposa del embajador, con la que el oficial estuvo románticamente involucrado.

El hombre dijo que había cometido el crimen el lunes por la noche en la propiedad de los Amiridis en Nova Iguaçú, un barrio en las afueras de Río de Janeiro. El investigador Evaristo Magalhães dijo a periodistas que Françoise, de 40 años, y Moreira habían arreglado el asesinato con unos días de antelación.

Tanto la esposa de Amiridis como el oficial están bajo custodia. La policía también detuvo a un primo del oficial, quien según Magalhães actuó como vigía mientras el crimen fue cometido y ayudó a sacar el cadáver de la casa con la promesa de que le pagarían 80.000 reales (unos 25.000 dólares).

“Fue un acto trágico y cobarde, pero trabajamos incansablemente para resolver este caso lo antes posible”

El presidente brasileño, Michel Temer, en una carta dirigida al primer ministro griego, Alexis Tsipras, dijo que el asesinato del embajador le causó profunda tristeza y expresó sus condolencias a la familia del embajador, a los amigos y al pueblo griego.

La embajada griega en Brasilia se negó a comentar. En Atenas, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Grecia, Stratos Efthymiou, dijo que el gobierno tampoco tenía comentarios.

Amiridis fue cónsul general de Grecia en Río de 2001 a 2004 y luego fue embajador de Grecia en Libia desde 2012 hasta que llegó a ocupar el primer puesto de Brasil a principios de 2016.

Sangre en el sofá

Magalhães dijo que un rastro de sangre que se encontró en un sofá dentro de la casa del embajador indica que probablemente fue apuñalado hasta la muerte, ya que no se informó de disparos en la zona. Sin embargo, dijo que aún no era posible determinar la causa exacta de la muerte porque el policía había quemado el cuerpo del embajador en un intento de encubrir el crimen.

El embajador había estado desaparecido desde el lunes por la noche, cuando fue visto por última vez dejando la casa que compartió con su esposa, que estaba cerca de la residencia de su familia en Nova Iguaçú.

El vecindario donde se encontró el automóvil está dominado por grupos armados poderosos y políticamente conectados compuestos principalmente por policías fuera de servicio o retirados y bomberos que controlan vastas áreas. Estos a menudo extorsionan a los residentes a cambio de impedir que las bandas de narcotraficantes se apoderen del área.

Los grupos armados han crecido desde hace varios años y a menudo se benefician de los políticos locales prometiendo entregar votos de barrios enteros, siempre y cuando las autoridades les permitan llevar a cabo sus crímenes.

Con información de Brad Brooks en Sao Paulo y George Georgiopoulos en Atenas, vía Reuters.