Denuncian aparición de muertos habilitados para votar en Ecuador
Share this on

Denuncian aparición de muertos habilitados para votar en Ecuador

Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador negó que existan irregularidades en el censo, las denuncias indican que en los listados aún figuran personas fallecidas como habilitadas para ejercer el voto el próximo 19 de febrero, cuando tendrán lugar las elecciones presidenciales.

En lo que va del año ya son dos los simulacros electorales que se han llevado a cabo en el país. El primero tuvo lugar el pasado 8 de enero y el segundo, el 22. A pocos días de ejecutar la tercera y última prueba, diferentes reclamos han puesto en duda la credibilidad del padrón.

Las diferentes quejas fuero a parar al Registro Civil de Ecuador, ente responsable de generar el padrón electoral. Los denunciantes acudieron sorprendidos, luego de darse cuenta de que sus parientes ya fallecidos, se encontraban dentro de la lista del censo electoral.

Ante el pedido de explicaciones por parte del CNE, el Registro trasladó la responsabilidad a las propias familias. La Institución sostuvo que las inconsistencias derivan de la ausencia de un acta de defunción. Es decir que una vez fallecida la persona, su círculo íntimo no se ocupó de registrar oficialmente su deceso. Como consecuencia, esa situación impide que el padrón sea depurado correctamente.

Las supuestas tareas para actualizar el listado de votantes finalizaron en octubre del año pasado. El Comercio sostuvo que luego de las mismas, el auditor designado por el CNE, Néstor Marroquín, presentó su carta de renuncia manifestando que su decisión fue impulsada por las irregularidades registradas en el 8 por ciento del censo y la oposición de esa entidad a llevar a cabo una auditoria.

Algunos fallecidos empadronados, las cédulas duplicadas y los extranjeros inscritos como si fueran nacionales, fueron algunos de los motivos de las denuncias que instauró Marroquín luego de su renuncia.

Sin embargo, la versión del CNE frente a este hecho fue diferente. A través de un comunicado, la Entidad contestó: “Con estas acusaciones por demás irresponsables y sin fundamento, Marroquín ocultó la verdadera razón de la salida de sus funciones: su propia organización política lo descalificó para que siga ejerciendo como veedor”.

Lo más preocupante es que en declaraciones al Comercio, El Frente de Defensa Nacional, otro de los denunciantes, afirma que de comprobarse el nivel de anomalías en el padrón, la cantidad de “votantes fantasmas” sería de 1,6 millones.

Entre tanto, en diálogo con El Universal, el presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, confirmó que por ahora hay 12 reclamos escritos de personas que aseguran que sus difuntos familiares continúan en el censo. Estos casos serán remitidos oportunamente al Registro Civil para que se manifieste al respecto. No obstante, Pozo reconoció que “el registro electoral se cerró el pasado 4 de octubre, por lo que las personas que han fallecido desde esa fecha aparecerán empadronadas hasta el 19 de febrero”.

Pese a las incongruencias que denuncian algunos colectivos y los propios ciudadanos, el CNE celebró el éxito de los dos primeros simulacros del 2017, asegurando que las organizaciones políticas del Ecuador coincidieron en señalar que esa institución “avanza de manera coordinada detectando cualquier error para ser corregido a tiempo y así garantizar un proceso electoral óptimo y transparente”.