Eike Batista: el otrora hombre más rico de Brasil ahora detenido por presunto pago de sobornos
Share this on

Eike Batista: el otrora hombre más rico de Brasil ahora detenido por presunto pago de sobornos

Eike Batista, alguna vez el promotor más rico de la malhadada burbuja de materias primas de Brasil, voló ayer a Río de Janeiro y fue arrestado en el aeropuerto por la policía federal sospechoso de corrupción luego de pasar cuatro días como fugitivo.

Batista, un emprendedor impetuoso cuyo ascenso y caída meteóricos lo convirtieron en el símbolo del boom de una década en Brasil, es señalado por la policía de pagar 16 millones de dólares al ex gobernador de Río, Sergio Cabral, a cambio del apoyo a múltiples emprendimientos suyos en Río.

Cabral, que renunció a su cargo en 2014, ha estado encarcelado desde el año pasado en relación con otros cargos de corrupción, pero sus abogados han negado cualquier crimen.

No obstante, el magnate no ha sido acusado formalmente pues según la legislación brasileña, sólo los fiscales pueden presentar cargos después de que la policía concluya una investigación.

El empresario de 60 años de edad, que ha vendido o perdido su participación en el imperio energético, minero y logístico conocido como EBX Group, es hijo de un ex director ejecutivo de la empresa minera Vale S.A. y estaba casado con una reina del Carnaval.

Hace cinco años, tenía un patrimonio neto superior a 30.000 millones de dólares y se consideraba una de las 10 personas más ricas del mundo.

El lunes, al abordar un avión en el aeropuerto JFK de Nueva York declaró a la cadena Globo que volvía “a responder a los tribunales”. Horas antes de que fuera encarcelado en una celda compartida en la conocida prisión de Bangu aseguraba que “es hora de que aclare esto”.

En mayo, Batista se presentó en las oficinas de los fiscales federales del sur de Brasil, en el marco de una enorme investigación sobre sobornos a políticos hechos por decenas de compañías importantes a cambio de contratos lucrativos de la petrolera estatal Petroleo Brasileiro S.A.

Batista dijo a los fiscales en su momento que el exministro de Finanzas Guido Mantega había solicitado y hecho una contribución de 5 millones de reales (1,60 millones de dólares) para cubrir las deudas de la exitosa campaña presidencial de la expresidenta Dilma Rousseff.

Mantega fue acusado de corrupción en septiembre, debido en gran parte al testimonio de Batista, aunque tanto él como Rousseff lo niegan.

La amplia investigación sobre la corrupción, que ahora abarca a varias empresas estatales, ha encarcelado a prestigiosos directores generales y figuras políticas importantes. También condenó a más de 80 personas y estableció una cifra de $2 mil millones en sobornos pagados durante varios años.

Se espera que un nuevo testimonio involucre a más de 100 políticos sentados. “Creo que los fiscales federales están limpiando a Brasil de una manera fantástica”, dijo Batista a Globo TV. “El Brasil que nace ahora será diferente”.

Agregó que nunca tuvo la intención de huir y estuvo en Nueva York por negocios, pero se negó a responder si se consideraba culpable o inocente.

El abogado de Batista, Fernando Martins, dijo que aún no había hablado con su cliente, pero que estaba preocupado por su seguridad.

Los reclusos con un título universitario, del que Batista carece, suelen estar separados del resto de convictos en el atestado sistema carcelario de Brasil, donde una serie de disturbios violentos han estallado este año.

Las petroleras OGX Petroleo e Gas SA y Oleo e Gas Participações SA y la empresa minera MMX, fundadas por Batista, dijeron que Batista ya no desempeñaba funciones administrativas allí y que su detención no tendría ningún impacto en ellas.

Con información de REUTERS.