Brote de fiebre amarilla tiene en emergencia sanitaria a Brasil
Share this on

Brote de fiebre amarilla tiene en emergencia sanitaria a Brasil

En el Estado de Minas Gerais, en el sudeste de Brasil, se registra un brote de fiebre amarilla que mantiene en emergencia sanitaria al país. En lo que va corrido del año ya serían 50 los muertos y cientos los potenciales casos que se encuentran en investigación. El ministerio de Salud Pública (MSP) recomendó a los turistas aplicarse la correspondiente vacuna antes de ingresar a la nación.  

Ante el nuevo foco de esta enfermedad infecciosa el Estado inició un fuerte operativo que regirá durante los próximos 180 días. Se trata de una campaña de vacunación y el envió de equipos de especialistas a las zonas de contagio..

En respuesta a la preocupación de los habitantes por la escasez de insumos para hacer frente a la fiebre amarilla, el secretario de Salud de la ciudad, Giovanni Corrêa, dijo en diálogo con Segundo Enfoque que “no faltarán vacunas. (…) Tenemos vacunas para todos y en poco tiempo lograremos combatir este brote”.

La situación es tal que en las zonas selváticas de Brasil han encontrado a ejemplares de monos muertos por la fiebre. Esto ocurre cuando el país aún no se ha recuperado por completo de la epidemia del Zika, que causó una multitud de nacimientos de niños con microcefalia.

La alerta declarada en Brasil el pasado viernes 13 tiene bajo vigilancia a 152 ciudades. Mientras tanto, los especialistas se encuentran estudiando los más de 130 cuadros infecciosos que se han manifestado en diferentes ciudades pertenecientes a la unidad federal de Minas Gerais.

De acuerdo al diario Crónica, son 50 los muertos por fiebre amarilla y 133 los casos que están siendo investigados. Sin embargo, El Tribuno afirmó que en este año son 38 las personas que han perdido la vida a causa de este virus. Superando la divergencia en las cifras, los habitantes de Brasil están en alerta porque en años anteriores las zonas rurales actuaban como epicentro de esta epidemia. En esta oportunidad sucedió todo lo contrario, y las ciudades parecen ser el foco.

Por precaución, el vecino país de Uruguay decidió unirse a la campaña emprendida por el MSP de Brasil. Aunque las autoridades confirmaron que el mosquito ‘Aedes aegypti’ no se encuentra en ese territorio, pidieron a los nacionales extremar las medidas de precaución y procurar vacunarse en caso de viajar a las zonas no turísticas de Brasil.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó que una vez que la persona es picada por el mosquito ‘Aedes aegypti’, en un plazo de 3 a 6 días el virus comienza a incubarse y es allí cuando el contrayente empieza a experimentar síntomas: fiebre, vómitos, piel amarilla (ictericia), dolor de cuerpo y de cabeza, entre otros.

“Una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallecen en un plazo de 7 a 10 días”

Mientras avanza el operativo para frenar la epidemia de la fiebre amarilla, que desde 1942 no se manifestaba en zonas urbanas , la nación se comprometió a realizar inversiones significativas encaminadas a lograr este objetivo.