El ‘Gasolinazo’: la medida que movilizó a México contra las alzas
Share this on

El ‘Gasolinazo’: la medida que movilizó a México contra las alzas

El aumento en el precio de la gasolina que rige desde el pasado primero de enero generó gran descontento en México. Miles de personas salieron a las calles para manifestarse contra el llamado “Gasolinazo” decretado por el gobierno de Enrique Peña Nieto. El costo escaló en algunos casos a más del 20 por ciento y en el caso del diésel superó el 16 por ciento.

El mandatario salió al cruce y defendió la determinación por considerarla positiva para la estabilidad y el crecimiento de la economía. Sin embargo, muchos mexicanos optaron por viajar a Guatemala con la intención de conseguir gasolina a un monto más favorecedor.

Aunque se ha puesto en duda la calidad del combustible que vende Guatemala, los ciudadanos de México no han cesado de cruzar la frontera para abastecerse. Lo que también ha dado entrada a ciertas actividades ilícitas, ya que algunos deciden comprar en cantidad para luego revenderla en el país, y así sacarle provecho a la situación.

“El contrabando de gasolina era al revés, los guatemaltecos iban a México para llevar diésel y la gasolina a su país en el año 2013, después de tres años el precio subió y eso llevó a medidas extremas”, publicó el Diario Oaxaca. Según ese medio, con el panorama actual Guatemala tiene un combustible más barato si se aprecia que el litro de diésel es de 14 pesos, mientras que en el Estado vecino está a más de tres pesos por arriba.

Las movilizaciones que surgen de esta situación han provocado decenas de heridos, detenciones y múltiples saqueos en comercios. En la ciudad de Rosarito, ubicada al noroeste del país, los empleados de una estación de combustible debieron evacuar luego de que un grupo de manifestantes tomara el control del lugar.

En medio de la reunión con empresarios, funcionarios y representantes sindicales, Peña Nieto manifestó que para su administración es indispensable “garantizar empleos, ingresos y gastos, y proteger el patrimonio de los mexicanos”, de acuerdo con la revista Forbes de ese país. También atribuyó el alza al precio del petróleo a nivel internacional.

“Tengan confianza en que haremos todo lo necesario para que el ajuste en la gasolina impacte lo menos posible en la economía familiar”

El alza en la gasolina se da a la par del incremento en el salario mínimo diario en México, que para este año será de aproximadamente 80 pesos mexicanos (menos de 4 dólares). El precio del combustible es de cerca de 17 pesos, cuando el sueldo mensual ronda los 2.300.

La preocupación de sus habitantes radica en el hecho del efecto dominó que puede provocar esta medida: subas en el transporte público y el transporte de alimentos, que van de la mano de la canasta familiar. Además, golpea el bolsillo de aquellos que se movilizan a diario en automóvil.

En medio de la crisis, el arquitecto Mitchell Joachim aspira a que México se convierta en el futuro en una nación que pueda prescindir de la gasolina. Para lograrlo se necesita trabajar en una alternativa diferente, y el propone el biodiseño: una técnica en la que se puede obtener combustible “a partir de caña o de pasto o desechos”, aseguró en diálogo con Expansión.

“No veo por qué México tenga que seguir siendo dependiente del petróleo, eso ya no tiene sentido, se deben romper esas ridículas cadenas”