México deportó a 161 inmigrantes cubanos indocumentados
Share this on

México deportó a 161 inmigrantes cubanos indocumentados

Justo antes de la asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, Barack Obama decidió dar por terminada la política de ‘Pies secos, pies mojados’, con lo que los planes de muchos inmigrantes se vieron frustrados. Es el caso de las decenas de ciudadanos de Cuba que quedaron varados e indocumentados en México.

Vea después: El drama de los cubanos que quedaron a medio camino hacia Estados Unidos.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, amparado en la Ley de Migración de México, resolvió retornar a su país de origen a 91 extranjeros que pretendían cruzar hacia el vecino país. En un avión perteneciente a la Policía Federal fueron traslados 71 hombres y 20 mujeres que permanecían en el Estado de Chiapas, ubicado al sureste de México.

Una de las inmigrantes, es Elaine Miranda quien acompañada por su esposo y su hija, de poco más de un mes, se niegan a regresar a Cuba. Antes del inminente desenlace, en diálogo con El Universal, Miranda confesó que con  su familia buscaban la libertad y el ingreso económico que  su propio país no les podía brindar.

Miranda y las otras 90 personas se convirtieron en los primeros inmigrantes retornados, desde que Trump tomó el mandato de Estados Unidos. A la repatriación ocurrida el pasado 20 de enero, se sumó en las últimas horas un segundo grupo de nacionales de Cuba. En esta oportunidad 48 hombres y 22 mujeres fueron retornados a su país de origen con la ayuda del Consulado General de Cuba en México.

El Instituto Nacional de Migración (INM) informó a través de un comunicado, que los inmigrantes ingresaron a Chiapas desde la frontera sur, en diferentes fechas “con el propósito de obtener un oficio de salida que les permitiera transitar libremente por territorio mexicano para llegar a los Estados Unidos”.

Al respecto, la autoridad explicó que el oficio de salida está contemplado en la Ley de Migración de México. Esta figura le permite a los extranjeros, cuya nacionalidad no es reconocida por su país de origen permanecer en condición de legalidad durante 20 días con el fin de iniciar el trámite de radicación u optar por moverse hacia otro país.

Otros países que viven una situación similar son Panamá y Colombia. En el caso de la primera nación, aproximadamente 200 ciudadanos de Cuba se encuentran varados. Algunos a la espera de ser aceptados en carácter de refugiados y otros con la intención de continuar su travesía lejos de su tierra natal.

En cuanto a Colombia, se estima que 600 extranjeros de esa nacionalidad están a la espera en el puerto de Turbo, Antioquia. En información del Diario de Cuba, el director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, manifestó que el Gobierno de Colombia está de acuerdo con “la determinación de Washington de derogar la política “pies secos, pies mojados” y espera que esto ayude a disminuir el fenómeno migratorio”.

Los inmigrantes indocumentados se enfrentan a diferentes peligros cuando deciden buscar un mejor futuro lejos de sus afectos. Los que se aprovechan de ello les exigen pagar altas sumas de dinero para ayudarlos a cruzar ilegalmente las fronteras. También son presas fáciles de las mafias que recurren al secuestro y la extorsión como fuente de negocio.