Las fuertes lluvias provocarían el cierre de un pueblo argentino
Share this on

Las fuertes lluvias provocarían el cierre de un pueblo argentino

Las constantes lluvias que azotan a la provincia de Santa Fe, ubicada en el centro-este de la Argentina, provocarían el cierre inminente de una población entera. Las autoridades de la localidad de Marini se fijaron un plazo de dos meses para concretar esta determinación si la situación no mejora.

El jefe comunal, Gerardo Piombo, tomó la decisión luego de que se viera afectada la única fuente de trabajo que tenía el lugar: los tambos. Los habitantes de Marini vivían de la producción de leche, por lo que era muy común que tuvieran terrenos acondicionados para el cuidado del ganado.

Ahora, tras las fuertes lluvias e inundaciones quedan en pie muy pocos tambos. Esto se suma al hecho de que la mayoría de sus poco más de 200 habitantes resultó con sus propiedades sepultadas bajo el barro. Además, todos los cultivos de maíz y alfalfa se echaron a perder, al igual que gran parte de sus reses.

De lo que alguna vez fue el pueblo de Marini en la actualidad solamente quedan grandes pozos de agua con lodo. Esta condición ha generado grandes pérdidas en la producción de leche de la provincia de Santa Fe y del país. El intendente de Marini reconoció la situación en diálogo con la prensa local: “Si no me ayuda la provincia tendré que cerrar las puertas, no tengo nada”.

En información del portal Infobae, el ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani, aseguró que en lo que va corrido del año las pérdidas representan los 1.000 millones de dólares. Sumadas a las registradas durante el 2016, estas ascenderían a los 3.500 millones de dólares.

“La situación es desastrosa, impensada, extraordinaria”

Otra de las provincias que sintió la fuerte temporada de lluvias, es Jujuy. Las condiciones climáticas provocaron un alud que dejó a todo un pueblo desolado y afectó el abastecimiento de combustible en diferentes zonas. El municipio Volcán de esa localidad se encuentra totalmente sepultado por el barro.

Hasta el momento se tiene conocimiento de dos víctimas fatales y la cantidad de desaparecidos aún es incierta. En los últimos días, los miembros de la Defensa Civil por prevención han evacuado en dos oportunidades a la población.

De acuerdo al diario Jujuy Online, 650 personas que se encuentran aún en sus viviendas en el pueblo Volcán, están siendo asistidas con insumos y alimentos. Tres lugares de abastecimiento fueron dispuestos en esa localidad: el Club Juventud Alegre, Feria Campesina y la Cancha de básquet. Asimismo, el medio informó que 230 damnificados permanecen en tres centros de evacuación.

Desde la Casa de Jujuy en Buenos Aires ya se coordina un operativo para recibir todo tipo de donaciones para los damnificados. Desde alimentos no perecederos, medicamentos, vestimenta en buen estado y elementos de higiene personal. Hasta la misma cinta con la que se separa y etiqueta lo recolectado es indispensable.

En Purmamarca, otro de los municipios de la provincia de Jujuy, cerca de 200 turistas están varados por los cierres de algunas vías y la escasez de combustible. Ante la falta de lugar en los hoteles y alojamientos, algunos se han visto obligados a dormir en la terminal de colectivos a la espera de ser rescatados.