Nuevo presidente de la Asamblea Nacional venezolana asumió dirigiéndose a los militares
Share this on

Nuevo presidente de la Asamblea Nacional venezolana asumió dirigiéndose a los militares

Este jueves se instaló una nueva legislatura en el Parlamento de Venezuela y con ella su nuevo presidente, Julio Borges, quien asumió en medio de exigencias de elecciones generales, la posibilidad de declarar el abandono de cargo del presidente Nicolás Maduro, e incluso un pedido de ayuda a las fuerzas militares para “poner fin a la dictadura”.

Borges, un veterano político y abogado, ‘despedazó’ al presidente en su discurso mientras tomaba posesión del cargo de presidente de la asamblea, pero respaldó el impulso de los moderados por las soluciones desde las urnas, abriendo la posibilidad de que se determine el “abandono” de responsabilidades de Maduro.

Borges, de 47 años, instó a las fuerzas armadas a tomar partido: “dejar de lado la tiranía es negar la historia y su razón de ser”, dijo.

“¿Quieren ser los orgullosos herederos del ejército liberador de Simón Bolívar, o ser recordados como los guardianes de Nicolás Maduro?”

“El país con las mayores riquezas petroleras del mundo, tiene al pueblo venezolano buscando comida en la basura, (…) los ancianos se desmayan buscando comida y medicinas, es como si fuéramos víctimas de una maldición”, dijo también en un discurso de inauguración.

“¿Qué hacer frente a un gobierno pasado del autoritarismo a la dictadura? (…) Luchar, sin temor y en todos los espacios para salvar la constitución, a Venezuela y al derecho al voto”, agregó Borges, pidiendo nuevas elecciones para alcaldes, gobernadores, Presidente y legisladores.

El Partido Socialista oficialista respondió calificando a la Asamblea Nacional como en desacato a la ley.

Las elecciones de alcalde y de gobernador serían de todos modos este año, pero Maduro ha dicho repetidamente que no acortará su término presidencial, que termina en enero de 2019.

La oposición esperaba promulgar nuevas leyes para otorgar derechos de propiedad a los habitantes de los barrios pobres, permitir que los trabajadores sean dueños de empresas estatales, combatir el crimen y mejorar la producción de cultivos en tierras nacionalizadas por el estado. Sin embargo, el Tribunal Supremo anuló casi todas las medidas de la asamblea en 2016 a instancias del gobierno.

Los partidarios del gobierno recuerdan el apoyo de Borges al fallido golpe de 2002 contra Chávez y dicen que quiere lo mismo para Maduro.

Con información de Eyanir Chinea, vía Reuters.