Tras la muerte del juez encargado, investigación del ‘Lava Jato’ proseguirá, pero con demoras
Share this on

Tras la muerte del juez encargado, investigación del ‘Lava Jato’ proseguirá, pero con demoras

La muerte de un juez del Tribunal Supremo que manejaba las acusaciones de corrupción contra decenas de políticos brasileños no descarrilará el ‘Lava Jato’, pero lo retrasará, dándole aire al presidente Michel Temer.

El juez Teori Zavascki murió en un accidente de avión el jueves, semanas antes de que revelara testimonios explosivos de ejecutivos del grupo de ingeniería Odebrecht SA, las cuales se espera que impliquen a unos 200 políticos en un vasto escándalo que trascendió a nivel latinoamericano.

Posponer las consecuencias del caso que podría incriminar a poderosas figuras políticas de la coalición gobernante le da al presidente más tiempo para impulsar sus reformas.

“Esto puede dar a Temer más espacio para seguir adelante con su agenda de reformas en el Congreso, pero la muerte de Zavascki no parará o cambiará el curso de las investigaciones”, dijo Thiago de Aragao, socio de la consultora ARKO, que asesora a corporaciones y bancos sobre inversiones en Brasil.

“Sólo se detendrá por un tiempo”

Temer, que ha sido mencionado por un acusado como receptor de fondos de campaña ilegales, ha dicho que nombrará rápidamente a un nuevo juez que, bajo las reglas de la Corte Suprema, se haría cargo de los casos de Zavascki.

El candidato tendría que ser confirmado por el Senado, lo que podría tomar semanas, si no meses después de que el Congreso regrese de su receso de Navidad en febrero.

El nuevo juez tendría entonces que ponerse al día en la investigación de corrupción llamada ‘Lava Jato’, que se centra en sobornos de compañías estatales, principalmente de la petrolera Petróleo Brasileiro S.A., comúnmente conocida como Petrobras.

“Zavascki estaba listo para resolver el ‘Lava Jato’ rápidamente y tomar decisiones que aclararían quién podría quedarse en el gobierno o el Congreso y quién tenía que irse”, dijo Ives Gandra Martins, un abogado constitucional en Sao Paulo.

Esas decisiones se retrasarán hasta por lo menos marzo o abril, según Martins, lo que impide a Brasil pasar la página en una investigación de corrupción tan masiva y compleja que incluso paralizó los proyectos de construcción del sector público y profundizó la recesión.

‘Tiene que ser rápido’

Es demasiado tiempo para algunos brasileños que quieren saber cuáles de sus líderes están envueltos en el escándalo que comprometió por lo menos 6.400 millones de reales (unos 2 mil millones de dólares) en sobornos por contratos con empresas estatales.

En Brasil, los políticos federales y otros altos funcionarios sólo pueden ser juzgados por la Corte Suprema.

Dada la sospecha pública de los políticos, la Corte Suprema debería apelar a una norma que en casos urgentes le permite nombrar un sustituto de entre sus filas, en lugar de esperar al candidato de Temer, de acuerdo con el senador de izquierda Cristovam Buarque.

“Cualquier elección presidencial sería cuestionable”, dijo Buarque en una entrevista telefónica. “Tiene que ser rápido, Brasil no puede esperar otros seis meses, queremos saber qué pasó y quién debe ser castigado”.

Al menos un juez en el tribunal de 11 escaños, Marco Aurelio Mello, ha salido públicamente a favor de que uno de sus compañeros asuma inmediatamente a cargo del ‘Lava Jato’.

A pesar de que fue nombrado por la ex presidenta Dilma Rousseff, Zavascki, de 68 años, había ganado una reputación de independiente y dispuesto a atacar a políticos corruptos de cualquier raya, incluido el Partido de los Trabajadores de Rousseff.

La policía está investigando el accidente en el que un pequeño avión bimotor que lo llevaba se hundió en el mar al sur de Río de Janeiro en medio de fuertes lluvias.

El reemplazo de Zavascki tendrá que aprobar cientos de peticiones de acuerdo previo de parte de los demandados con la fiscalía, los cuales se espera que sacudan profundamente el establecimiento político de Brasil.

Temer ya ha perdido a cuatro miembros del gabinete ante acusaciones de corrupción. Varios otros ministros y líderes de su partido del PMDB en el Congreso han sido nombrados en los acuerdos previos de Odebrecht, suscitando preocupación por la supervivencia de su gobierno.

Para los brasileños, consternados por los escándalos que el ‘Lava Jato’ ha descubierto, la muerte de Zavascki —sea accidente o no– fue la última razón para perder la fe en sus instituciones.

“Su muerte retrasará el caso Odebrecht y, dependiendo de quién se haga cargo, la investigación podría tomar un rumbo diferente”, dijo Bruno Bokel, analista de sistemas de Rio de Janeiro. “No creo en nuestro sistema de justicia”, concluyó.

Con información de REUTERS.