¿La guerra del narco se trasladó a Cancún?
Share this on

¿La guerra del narco se trasladó a Cancún?

El martes, al menos cuatro personas murieron después de que hombres armados abrieron fuego contra oficinas gubernamentales en el balneario mexicano de Cancún, un día después de que al menos cinco personas murieran en un tiroteo en un festival de música cercano.

Rodolfo del Angel Campos, jefe de policía del estado de Quintana Roo, dijo que se desató un tiroteo en la oficina del fiscal general de Cancún, una ciudad que es uno de los destinos turísticos más populares para turistas extranjeros en México.

La policía intervino y la alarma sonó, alertando a la policía federal y las fuerzas armadas, además de que otras instalaciones también fueron atacadas. Un policía y tres sospechosos fueron asesinados, mientras que otros cinco fueron arrestados, informó el gobernador Carlos Joaquín a la televisión mexicana.

Joaquín aseguró que la situación estaba “bajo control y en orden”, agregando que había concertado con el Ministerio del Interior enviar fuerzas federales para reforzar la seguridad. “La gente de Cancún y nuestros visitantes pueden seguir sus vidas como de costumbre”, añadió.

Joaquín, que asumió el cargo en septiembre, describió los ataques como una reacción de los pandilleros a su represión contra el crimen organizado, que según él había disfrutado de impunidad durante años.

El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha estado contemplando una acción disciplinaria contra el predecesor de Joaquín, el ex gobernador del PRI, Roberto Borge, a quien la oposición ha acusado de fraude y corrupción, aunque él niega cualquier falta.

Situada en la costa caribeña del este de México, Quintana Roo ha sufrido violencia esporádica en los últimos años mientras los carteles de la droga luchan por el control del lucrativo mercado local.

El lunes, al menos cinco personas murieron y 15 resultaron heridas cuando un pistolero abrió fuego en un club nocturno de la localidad de Playa del Carmen. No obstante, el tiroteo no está siendo investigado como un presunto ataque terrorista.

Con información de Noe Torres y Dave Graham, vía REUTERS.