Desde inundaciones hasta incendios azotan a La Pampa argentina
Share this on

Desde inundaciones hasta incendios azotan a La Pampa argentina

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de Argentina decretó el alerta naranja para algunas regiones. La medida responde a la inestabilidad climática que experimenta el país desde que inició el 2017. Las altas temperaturas y las lluvias torrenciales han provocado una ola de incendios en la provincia de La Pampa, así como inundaciones.

Aunque contradictorio, por estos días es muy común que en un mismo día se eleve el nivel de alerta por las altas temperaturas y a la vez se alerte sobre la posibilidad de fuertes lluvias.

El diario San Juan Hoy sostuvo que en esa provincia ya se “quemaron más de un millón de hectáreas”, que obligaron a declarar “el estado de desastre y emergencia agropecuaria”, en el lugar. Hasta el momento, el fuego se ha generado solamente en zonas rurales, pero con su paso ha arrasado con cultivos, ha acabado con cabezas de ganado e inclusive ha afectado a la fauna silvestre pampeana.

Y es que las tormentas eléctricas ocasionaron más de diez focos de incendio. Las variaciones climáticas han complicado el trabajo de los bomberos voluntarios que se encuentran en tierra, de modo que para aumentar los refuerzos en la provincia, el gobierno de Mauricio Macri envió helicópteros para sobrevolar el lugar.

En el último comunicado, el titular del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), Guillermo Barisone, destacó el trabajo de los rescatistas: “En este panorama, es una muy buena noticia no lamentar la pérdida de ningún brigadista. Lo que se necesita es poco personal pero idóneo y capaz”, declaró.

De paso, Barisone aclaró que los incendios se estaban sofocando con cortafuegos en tierra, debido a que las condiciones del tiempo dificultan los operativos desde el aire y comprometían la vida del personal en el lugar.

En lo que respecta a La Pampa, La Patagonia, la Capital Federal y sus alrededores, las temperaturas mínimas van desde los 18 a 25 grados centígrados, mientras que las máximas alcanzan los 35 a 40 grados. Por otro lado, si bien las posteriores lluvias ayudaron a sofocar algunos focos, también han traído como consecuencia inundaciones severas en provincias como Río Negro, Santa Fe y Buenos Aires.

El portal de noticias La Red 21, subrayó que la situación que se vive en el interior del país es la segunda más devastadora de su historia. Mientras en la actualidad, el 10 por ciento de La Pampa sufrió quemas, en el 2000 los incendios causaron daños en el 25 por ciento del territorio provincial.

Con el correr de los días, el SMN se ha visto obligado a alternar su sistema de alerta entre los niveles amarillo y naranja. La señal de prevención rige tanto para la ciudad de Buenos Aires como para las demás provincias. La gestión del ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman, ha sido fuertemente criticada, ya que cuando inició la ola de incendios se encontraba de vacaciones y al enterarse, la calificó como una “profecía”.