Peña Nieto cancela su reunión con Trump tras orden de construir muro fronterizo
Share this on

Peña Nieto cancela su reunión con Trump tras orden de construir muro fronterizo

La cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, había quedado en duda tras la respuesta de México a la orden de construcción del muro fronterizo por parte del primero.

Trump firmó órdenes ejecutivas autorizando la construcción del muro justo cuando una delegación mexicana encabezada por el canciller Luis Videgaray llegaba a la Casa Blanca para conversar.

Esto causó indignación en México, con reacciones de políticos prominentes y muchos otros en medios y redes sociales quienes lo vieron como un desaire deliberado a los esfuerzos del gobierno mexicano para involucrarse con su similar pese a que durante meses utilizó a México como instrumento político.

El presidente Peña Nieto dijo en un mensaje grabado que “desaprueba” la orden y en respuesta ordenó a los cincuenta cónsules de México en Estados Unidos extender ayuda legal a los ciudadanos que la necesiten. “Dondequiera que haya un emigrante mexicano que necesite nuestra ayuda, debemos estar allí”, dijo.

“Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. México no pagará ningún muro”

La contraparte tampoco tardó en reaccionar y en la mañana de este jueves el mandatario estadounidense puso en duda la realización de la reunión de la próxima semana, añadiendo una puntada en la que asegura que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA en inglés) ha sido perjudicial para su país:

No obstante, el ministro Videgaray había dicho a última hora del miércoles que la reunión entre los presidentes el martes en Washington todavía estába confirmada.

Aún así, el jefe de Estado mexicano respondió por el mismo medio antes del mediodía del jueves cancelando definitivamente el encuentro:

“Elementos positivos”

El miércoles, el canciller mexicano había calificado la jornada como “un día de contrastes”, agregando que las conversaciones de su delegación con los principales asesores de la Casa Blanca duraron ocho horas.

Videgaray también dijo que algunos “elementos positivos” resultaron de las conversaciones, incluyendo el inusitado reconocimiento de Trump del papel de Estados Unidos en el suministro de armas ilegales a México.

Cuando Trump dio órdenes de comenzar a trabajar en el muro a lo largo de la frontera con México, el líder opositor Andrés Manuel López Obrador dijo que el anuncio fue un insulto a su país y pidió una acción legal internacional.

“Respetuosamente sugiero que el gobierno de México presente una demanda en las Naciones Unidas contra el gobierno de Estados Unidos por violación de derechos humanos y discriminación racial”, dijo López Obrador a una multitud de simpatizantes al norte de la Ciudad de México.

Ex alcalde de la capital mexicana, López Obrador lideró varios sondeos tempranos de opinión antes de las elecciones de julio de 2018, y la semana pasada anunció planes para una gira por las principales ciudades estadounidenses en febrero para obtener apoyo entre los mexico-americanos.

Los golpes de Trump contra México han puesto a Peña Nieto bajo una creciente presión interna. Sus calificaciones de aprobación están en el nivel más bajo de cualquier presidente mexicano en años.

Las amenazas de Estados Unidos de romper un acuerdo comercial conjunto e imponer fuertes impuestos a la frontera sobre los productos mexicanos también han golpeado al peso mexicano. Pero sus comentarios del miércoles, de que quería ver una economía mexicana fuerte, levantaron la moneda a su máximo en tres semanas.

Con información de REUTERS.