Ford descartó su planta en México tras amenaza de Trump a General Motors
Share this on

Ford descartó su planta en México tras amenaza de Trump a General Motors

La automotriz Ford Motor Co descartó el martes la apertura de una fábrica en México y abrió 700 cupos para empleos en Michigan, todo esto tras las críticas del presidente electo Donald Trump a la General Motors Co (GM) con la amenaza de un “gran impuesto fronterizo” a los automóviles compactos mexicanos.

El presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, calificó la medida como “un voto de confianza” hacia Trump, pero principalmente como respuesta a una disminución en la demanda norteamericana de autos pequeños como los que se habrían hecho en la planta mexicana. Dijo que Ford habría tomado la misma decisión aunque Trump no hubiera sido elegido.

Ford cancelará los planes anunciados en abril, entre los que estaba la inversión de 1.600 millones de dólares para la nueva planta en San Luis Potosí, un proyecto que Trump instó a abandonar y calificó de “desgracia absoluta” durante la campaña electoral.

El fabricante de autos estadounidenses No. 2 también dijo que invertiría $700 millones para expandir la fábrica de Flat Rock, Michigan y fabricaría nuevos vehículos eléctricos, híbridos y autónomos allí.

Los esfuerzos de Trump demuestran que puede ir más lejos que otros presidentes modernos para tratar de influir en las decisiones corporativas, especialmente las relacionadas con el comercio y la inversión.

En un post de Twitter, horas antes del anuncio de Ford, Trump escribió: “General Motors está enviando el modelo mexicano de Chevy Cruze a los concesionarios de automóviles de los Estados Unidos sin impuestos a través de la frontera”, y a renglón seguido le exigió fabricarlos dentro del país so pena del impuesto.

GM, el mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, dijo que hacer algunos de los coches Cruze en la planta en Coahuila, México fue parte de su estrategia para servir a los clientes globales, mas no para vender esos vehículos en los Estados Unidos.

El gobierno de México dijo que lamenta la decisión de Ford y aseguró que la compañía reembolsará al estado de San Luis Potosí los costos asociados con la inversión. “Obviamente, esta no es una buena decisión para nosotros”, dijo el ministro de Economía de México, Ildefonso Guajardo.

Ford dijo que todavía planea cambiar la producción de su coche compacto Focus de Michigan a una planta existente en Hermosillo, México. Fields dijo que espera que Michigan incentive la inversión de Ford en Flat Rock.

La portavoz de Ford, Jennifer Flake, dijo que el fabricante de autos ahorrará US $500 millones al no abrir la nueva planta en el corto plazo, pero reequipar la otra planta mexicana para construir el Focus le significará otros costos.

Las acciones de Ford cerraron cerca de 3.8 por ciento y las acciones de GM subieron un 0,9 por ciento.

 

Durante su campaña presidencial, Trump aseguró que si fuera elegido no permitiría a Ford abrir la nueva planta en México y golpearía con fuertes tarifas a los vehículos Ford importados. Trump también acusó a México de enviar criminales y violadores a Estados Unidos y prometió construir un muro fronterizo para combatir la inmigración ilegal.

Previamente, el presidente electo prometió golpear a las empresas que cambien la producción estadounidense hacia otros países con un impuesto del 35 por ciento sobre sus productos al llevarlos allí. También ha criticado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre Estados Unidos, México y Canadá.

GM dijo que vendió alrededor de 190.000 coches Cruze en Estados Unidos en 2016. Todas las versiones de sedán vendidas en los Estados Unidos, alrededor de 185.500, fueron construidas en su planta de Lordstown, Ohio. Unas 4.500 versiones de Cruze del hatchback fueron montadas en México y vendidas en los Estados Unidos.

Con información de Will Dunham y David Alire Garcia en Ciudad de México, vía Reuters.