Alejandro Toledo podría ser el primero de varios expresidentes peruanos en enfrentar consecuencias por escándalo de Odebrecht
Share this on

Alejandro Toledo podría ser el primero de varios expresidentes peruanos en enfrentar consecuencias por escándalo de Odebrecht

Fiscales peruanos solicitaron a un juez que ordenara el arresto del expresidente Alejandro Toledo, sospechoso de estar involucrado en un caso de soborno vinculado al escandaloso conglomerado de construcción brasileño Odebrecht.

El escándalo también amenaza con implicar a los ex presidentes Alan García y Ollanta Humala. El primero ha negado cualquier irregularidad en las últimas semanas cuando las autoridades arrestaron a varios acusados ​​de aceptar sobornos de la compañía brasileña durante su gobierno, que se extendió desde 2006 hasta 2011.

Las autoridades registraron una casa propiedad de Toledo en Lima el sábado, después de encontrar 11 millones de dólares en la cuenta bancaria de uno de sus asociados. Los fiscales creen que el dinero fue parte de unos $ 20 millones que Odebrecht ha reconocido haber pagado en sobornos a los funcionarios durante el gobierno de Toledo, entre 2001 y 2006.

En su solicitud los fiscales pidieron al juez Richard Concepción que encarcelara a Toledo por hasta 18 meses mientras preparan cargos criminales en su contra, según anunció la oficina del fiscal general en Twitter.

Se espera que Concepción dé una decisión esta semana.

Toledo subió al poder denunciando la corrupción desenfrenada en el gobierno de su predecesor, Alberto Fujimori, un líder autoritario que actualmente está cumpliendo una condena de 25 años de prisión por abusos contra los derechos humanos.

Las raíces autóctonas de Toledo y el ascenso de ser un chico del limpiabotas a un exitoso economista inspiraron a muchos peruanos pobres y lo ayudaron a catapultarlo a la presidencia. Pero después de dejar el cargo, su imagen se ha visto empañada por una larga investigación sobre el posible lavado de dinero relacionado con la compra de una casa de lujo y otras propiedades en Lima por parte de su familia.

El paradero de Toledo no estaba claro el martes, y tampoco respondió a solicitudes de comentarios, aunque negó cualquier acusación en una entrevista telefónica sostenida el viernes desde París con el diario local El Comercio.

La petición de arresto del mandatario es parte de las consecuencias regionales de la investigación que podría plantear preguntas sobre el actual presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien sirvió como ministro de Finanzas de Toledo y primer ministro hace una década.

Kuczynski, un ex-banquero de inversiones, ha negado cualquier participación en los planes de retrocesos de Odebrecht. Junto con Toledo, el actual presidente es blanco de una investigación preliminar separada sobre una ley firmada en 2006 que eliminó los obstáculos legales a los contratos viales otorgados a Odebrecht y a otras empresas brasileñas.

En diciembre, Odebrecht alcanzó un acuerdo con fiscales de los Estados Unidos aceptando que había distribuido cientos de millones de dólares en sobornos para asegurar contratos en toda América Latina, de los cuales 29 millones de dólares fueron para funcionarios todavía no identificados en el Perú, en el periodo comprendido entre 2005 y 2014.

Odebrecht, alguna vez la mayor empresa constructora de Latinoamérica, acordó con una compañía aliada pagar alrededor de 3.500 millones de dólares en multas por su papel en el esquema de corrupción masiva que involucra a la petrolera estatal Petrobras, en Brasil.

Con información de REUTERS.