Autoridades sospechan que el ELN estuvo detrás de la bomba del domingo en Bogotá
Share this on

Autoridades sospechan que el ELN estuvo detrás de la bomba del domingo en Bogotá

Las autoridades colombianas sospechan que rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) están detrás de la explosión de una bomba este domingo cerca de la plaza de toros de Bogotá.

El atentado terrorista con un explosivo que fue activado cerca del centro de la ciudad dejó heridos a varios policías que se preparaban en el sector para prestar seguridad en la corrida para la que inicialmente se llegó a especular que iba dirigido el ataque del domingo.

Cientos de personas se han reunido semanalmente para rechazar el regreso de las corridas de toros a Bogotá. Los manifestantes anti-taurinos chocaron contra la policía y generaron disturbios en la primera de tres corridas desde su regreso a la capital colombiana, después de cuatro años de prohibición.

Desde entonces la fuerza pública viene efectuando amplios operativos los días del evento para garantizar la seguridad de los asistentes a la plaza La Santamaría, aunque después de lo sucedido en la reapertura, las demás manifestaciones no derivaron en contratiempos tan graves.

El veto fue levantado por la Corte Constitucional, que resolvió que la ‘fiesta brava’ era parte del patrimonio nacional, aunque proyectos de ley que cursan en el Congreso buscan ponerle fin definitivamente a una práctica que sigue generando divisiones en la sociedad colombiana.

La explosión, que causó daños a tuberías de agua y ventanas cercanas, parecía coincidir con la concentración de la policía antidisturbios para el evento. Veintiséis personas, en su mayoría policías, resultaron heridas.

El jefe de la policía de Bogotá, general Hoover Penilla, dijo el lunes que la autoría del ELN “es una de las hipótesis que se están investigando”. El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, agregó que era la “hipótesis más probable”.

Villegas dijo a la W Radio que el dispositivo probablemente fue activado remotamente mediante un teléfono celular y que los sospechosos han sido identificados.

Si se demuestra que es el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el ataque podría afectar las conversaciones de paz que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos adelanta con el grupo rebelde en Ecuador.

El ELN, grupo que cuenta con alrededor de 1.500 combatientes, ha intensificado los ataques contra la infraestructura económica desde que comenzaron las conversaciones este mes. Ha habido dos bombardeos de un oleoducto en menos de una semana y el secuestro de un anciano.

En Bogotá también se vienen produciendo eventos como el del domingo de manera esporádica. Se trata de explosivos de bajo poder que las autoridades califican como bombas panfletarias, pues no dejan víctimas más allá de lo material, pero tienen como objetivo distribuir propaganda contra políticos y hacer denuncias de corrupción mediante el terrorismo.

Un evento similar sucedió hace algunas semanas a pocas cuadras de distancia del de este domingo. De acuerdo con La FM, hombres identificados como Movimiento Revolucionario del Pueblo hicieron explotar una bomba de bajo poder desde la ventana de un departamento, desplegando un cartel contra la reforma tributaria que implementó el gobierno en enero.

Petardos como este también habían sido adjudicados en un principio al ELN, por lo que la hipótesis sobre la bomba del domingo todavía está por confirmarse.

Con información de Reuters.

Vea después:

ELN liberó a político cuyo secuestro truncó diálogo con el Gobierno colombiano