El gobierno venezolano sacó del aire a la cadena CNN en Español
Share this on

El gobierno venezolano sacó del aire a la cadena CNN en Español

El gobierno del presidente Nicolas Maduro ordenó el miércoles la suspensión del servicio en español de CNN en Venezuela, acusándolo de distorsionar la verdad en su cobertura noticiosa.

La cadena estadounidense no estuvo disponible en los principales proveedores de cable de Venezuela minutos después de que saliera una declaración del organismo regulador de telecomunicaciones Conatel, anunciando la suspensión.

La red había irritado al gobierno socialista con varios informes, entre ellos uno denunciando que pasaportes y visas se vendían ilegalmente en la embajada de Venezuela en Irak.

Maduro instó a CNN a que “salga” de Venezuela el fin de semana después de acusarla de manipular los comentarios de una chica que dijo en televisión que algunos estudiantes de una escuela estaban desmayándose de hambre.

“Ellos difaman y distorsionan la verdad incitando la agresión contra la soberanía de Venezuela y sus instituciones”, dijo el ente regulador Conatel.

La ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, criticó a CNN en una amplia intervención diciendo que el denunciante de la historia de los pasaportes era un venezolano vinculado a la oposición que trabajaba para agencias “imperialistas”, acusándolo de diversos delitos.

CNN dijo que el gobierno de Maduro estaba privando injustamente a los venezolanos de un servicio de noticias que habían disfrutado durante dos décadas, pero agregó que su señal estaría disponible de forma gratuita en YouTube.

“En CNN en Español creemos en el papel vital que desempeña la libertad de prensa en una democracia sana”, indicó.

La disputa con la red se produjo en un momento delicado de las relaciones con Estados Unidos, después de que Washington incluyó esta semana a la lista negra al vicepresidente de Maduro, Tareck El Aissami, acusado de narcotráfico en la primera medida bajo el nuevo presidente estadounidense Donald Trump.

Los funcionarios venezolanos han reaccionado furiosamente a eso, aunque parecen estar tratando de evitar provocar a Trump. “No quiero problemas con Trump”, dijo Maduro en la televisión el miércoles, agregando que la CNN se había convertido en “un instrumento de guerra”.

Alrededor de una hora después, Trump pidió la liberación del prominente líder de la oposición venezolana Leopoldo López en un tweet, posando en una foto con Lilian Tintori, esposa de López.

En varias convocatorias con líderes latinoamericanos, Trump ha expresado su preocupación por el gobierno de Maduro, pero aún queda por ver qué prioridad le dará a Venezuela.

Rodríguez respondió en Twitter llamando el hecho “intromisión” y “agresión”:

Venezuela está inmersa en una profunda crisis económica, con inflación en cifras triples, escasez de bienes básicos y gente pasando hambre.

Maduro, cuya popularidad se ha desplomado durante la crisis, culpa a los problemas de una “guerra económica” emprendida por los Estados Unidos y los opositores locales, con la complicidad de los medios de comunicación extranjeros.

Los opositores dicen que se ha convertido en un dictador, encarcelando a los opositores, marginando al congreso dirigido por la oposición y demorando las elecciones locales. Funcionarios dicen que los opositores buscan un golpe.

Los periodistas extranjeros tienen cada vez más dificultades para obtener visas para operar en Venezuela, y dos reporteros brasileños dijeron que fueron expulsados ​​el fin de semana mientras intentaban investigar las obras inacabadas de la constructora Odebrecht.

Con información de REUTERS.

Vea después:

Estados Unidos sanciona al vicepresidente venezolano por narcotráfico