Moreno y Lasso van a segunda vuelta por la presidencia de Ecuador
Share this on

Moreno y Lasso van a segunda vuelta por la presidencia de Ecuador

Lenin Moreno, el candidato del gobierno de Ecuador, se preparaba para la victoria en una elección presidencial, pero los resultados no fueron suficientes y tendrá que afrontar una segunda vuelta con el exbanquero Guillermo Lasso.

En una votación con ocho candidatos, Moreno estuvo cerca del umbral necesario para evitar el ‘ballotage’ del 2 de abril y continuar un período de una década de gobierno de izquierda.

La oposición dividió sus votos entre varios candidatos, mientras que la Alianza País sigue siendo muy popular entre muchos votantes pobres gracias a sus programas de bienestar social.

Moreno, un exvicepresidente discapacitado, se encontraba justo por debajo del 40 por ciento de los votos y la diferencia de 10 puntos porcentuales sobre su rival más cercano, lo que le hubiera permitido ganar de manera absoluta.

El conteo electoral preliminar oficial le dio un 39,09 por ciento de votos válidos contra un 28,28 por ciento de Lasso, con el 87 por ciento de votos contados.

Los partidarios del gobierno dijeron que los votos de las provincias progubernamentales y de los ecuatorianos en el extranjero llevarían a Moreno a superar la crucial marca del 40 por ciento, pero Lasso, de 61 años, ya estaba celebrando la segunda ronda en su ciudad natal de Guayaquil.

Otra candidata de la oposición, Cynthia Viteri, que ocupaba el tercer lugar en el conteo del domingo, dijo que apoyaría a Lasso en un desempate en abril. Si otros partidos de la oposición siguen su ejemplo, podrían llevarlo a la victoria.

“Con todos los demás candidatos (de oposición), vamos a construir esa unidad que los ecuatorianos desean”, dijo Lasso, anticipando ese apoyo en abril.

Con unos resultados más lentos de lo esperado, un par de cientos de partidarios de la oposición se congregaron frente a la sede del consejo electoral en Quito para exigir un recuento más rápido y transparente.

¿Cambio?

El próximo presidente se enfrenta a una fuerte presión para crear empleos y luchar contra la corrupción en medio de los escándalos en la estatal Petroecuador y el conglomerado brasileño Odebrecht.

Lasso ha hecho campaña en una plataforma para reactivar la economía dependiendo de las exportaciones de petróleo, flores y camarones, reduciendo los impuestos, fomentando la inversión extranjera y creando un millón de empleos en cuatro años.

También ha prometido sacar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, de la embajada de Ecuador en Londres y denunciar al gobierno socialista de Venezuela.

No obstante, del otro lado lo consideran un elitista estancado vinculado a la crisis financiera de 1999, cuando cientos de miles perdieron sus ahorros.

Moreno, que perdió el uso de sus piernas hace dos décadas después de ser tiroteado durante un robo, tiene un estilo más conciliador que Correa y ha prometido beneficios para las madres solteras y los ancianos.

Los críticos dicen que Moreno está desgraciadamente mal equipado para revisar una economía afectada por los bajos precios del petróleo, las fuertes deudas y los altos impuestos sobre la clase media.

Su compañero de equipo, Jorge Glas, quien como ministro de los Sectores Estratégicos supervisó las industrias de petróleo e infraestructura, también ha sido acusado de corrupción en el caso de Petroecuador, aunque él lo ha negado.

El nuevo presidente de Ecuador asume el cargo el 24 de mayo, por un período de cuatro años.

Con información de Reuters.