ONG califica a Honduras como el país más peligroso para los ecologistas
Share this on

ONG califica a Honduras como el país más peligroso para los ecologistas

Un informe ambiental despertó el malestar del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. La organización no gubernamental Global Witness publicó un estudio que posiciona a esa nación centroamericana como la “más peligrosa del mundo para los ecologistas”. El trabajo de campo que tomó dos años denuncia acuerdos ilícitos en pro del oficialismo.

El revuelo que causó en el gobierno de Hernández fue tal, que obligó a la Organización de las Naciones Unidas a intervenir para proteger a los directivos de la ONG con el fin expreso de evitar su detención. El diario El País reseñó que luego del reporte, los representantes quedaron expuestos por “revelar vínculos del partido oficial con proyectos hidroeléctricos que han causado decenas de muertes” desde el 2010.

Ante diferentes instituciones se realizó la presentación oficial del informe titulado ‘Honduras: el país más peligroso del mundo para el activismo ambiental’, el pasado 31 de enero en Tegucigalpa. En su estudio la ONG denunció que detrás de la muerte, la persecución y las amenazas proferidas a decenas de defensores del medioambiente, se encuentran la clase política y algunos sectores pertenecientes a la élite del país.

“En nuestra investigación se sacan a la luz acuerdos ilegítimos, sobornos y delitos que se utilizan para imponer proyectos y acallar a la oposición”, advirtió Global Witness. También disparó en contra de Estados Unidos por considerar que financia a las “fuerzas estatales de Honduras, responsables de algunos de los peores ataques”.

Una de las personalidades de la política señalada de participar en el asesinato de tres líderes indígenas, es la presidenta del Partido Nacional de Honduras. Se trata de Gladis Aurora López cuyo esposo, Arnold Castro, se encuentra en frente de la empresa Los Encinos S.A. Dicha compañía es dueña del proyecto que busca construir una represa, bajo el mismo nombre, en el municipio de Santa Elena, al oeste de Honduras.

El diario Tiempo sostuvo que a través de su representante legal, Marco Zelaya, la dirigente política denunció ante la Fiscalía de Derechos Humanos del Ministerio Público, ser víctima de una campaña de desprestigio. A su vez, dejó entrever que algunos grupos opositores pretenden sacar partido de esta situación para ganar las próximas elecciones presidenciales.

“Como política puedo aceptar la oposición ideológica, pero no aceptaré que destruyan al país y todo lo que nos ha costado llegar a donde estamos como nación

En contraparte, el medio Univisión publicó el testimonio de algunos líderes indígenas que respaldan el informe de Global Witness. El presidente del Movimiento Indígena Lenca de La Paz, Felipe Benitez, aseguró que la información recolectada por esa ONG es verídica y refleja la realidad que durante muchos años han padecido los pueblos campesinos y aborigenes de Honduras.

“Aquí hay como un zoológico con serpientes y tigres para proteger a los responsables del daño ambiental, pero a nosotros, que luchamos por cuidar nuestra naturaleza, nos tienen desprotegidos y amenazados”

Roberto Gómez, quien es presidente del consejo indígena que habita en las inmediaciones de lo que sería la represa hidroeléctrica Los Encinos, da cuenta de las persecuciones que ha sufrido su comunidad por cuenta de los miembros de la Policía. La quema de sus cultivos y la intimidación con disparos en el aire son algunos de los episodios que según él sufren con frecuencia.