La industria mexicana pierde a un prócer en medio de la crisis
Share this on

La industria mexicana pierde a un prócer en medio de la crisis

Una de las empresas más prósperas y reconocidas de la industria mexicana está de luto: el exitoso empresario Lorenzo Servitje, fundador de Grupo Bimbo, falleció la madrugada del viernes 3 de febrero a los 98 años de edad en su domicilio de Ciudad de México. Su muerte sucede justo en el momento en que el presidente Enrique Peña Nieto lanzó la campaña ‘Hecho en México’.

Servitje nació en la capital mexicana y desde los 16 años comenzó a trabajar en la panadería de su padre, un inmigrante español que había llegado a México en 1904. Muy poco tiempo pudo aprender del oficio que desempeñaba su papá, ya que tres años después de comenzar labores junto a él, don Juan Servitje murió dejando al frente del negocio familiar al por entonces joven Lorenzo.

Unos años más tarde surgió la idea, junto a un grupo de inversores y otro de colaboradores, de transformar aquella panadería en lo que hoy en día es Grupo Bimbo; una de las empresas más reconocidas y prósperas en la historia de la industria mexicana.

La astucia y habilidad para los negocios hicieron que don Lorenzo ocupara y desempeñara de manera ejemplar diferentes cargos en la compañía. Comenzó por la ‘’gerencia, pasando después a la dirección y por último ejerciendo la presidencia hasta 1981. Año en el que asumió la cabeza del Consejo de Administración hasta retirarse en 1994’’, tal y como reza el comunicado emitido en la página web de Bimbo.

A lo largo de su vida personal y profesional, don Lorenzo, como era conocido dentro de la familia de la panificadora más tradicional de México, se caracterizó por ser un enamorado y defensor de la responsabilidad social, inspirado en la Doctrina Social de la iglesia católica. Incluso escribió un ensayo en 1997 denominado ‘’Una práctica cristiana de la empresa’’, además de dos libros que han contado con distintos reconocimientos, ‘’La Sociedad Contemporánea y el Empresario’’, de 1981, y ‘’Reflexiones y Comentarios de un Dirigente de Empresa’’, publicado en 1984.

Casualmente, la muerte de Servitje se da en un momento en que la industria mexicana necesita estar más unida que nunca. Algo que ha entendido perfectamente el presidente Enrique Peña Nieto. De la mano de la campaña ‘Hecho en México’, el país azteca pretende concienciar tanto a la industria como a los consumidores, de que en México hay el potencial suficiente para sacar la economía local adelante, sin importar las amenazas que ha venido realizando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El legado dejado por Lorenzo Servitje es un ejemplo a seguir por todos los mexicanos. Un hombre trabajador, responsable y comprometido con la mano de obra de su país que debe de ser la imagen de la campaña ‘’Hecho en México’’.