La vaquita marina se encuentra al borde de desaparecer
Share this on

La vaquita marina se encuentra al borde de desaparecer

Es preocupante la situación que afronta actualmente la vaquita marina, uno de los mamíferos más representativos de México. En el último reporte emitido por el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA) se asegura que actualmente quedan menos de 30 vaquitas en las aguas del Alto Golfo de California, lo que demuestra que en el último año su población ha disminuido en un 50%.

Respecto a 1997, año en el que había 570, la disminución ha sido del 96%, por lo que está a punto de desaparecer.

Estas alarmantes cifras tienen en alerta roja al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), entidad que le solicitó al gobierno mexicano “que prohíba la pesca en las zonas donde habita esta marsopa, además de asegurar una vigilancia contundente”.

Y es que las redes agalladeras que se emplean en la pesca camaronera son una trampa mortal para las vaquitas, ya que terminan atrapadas sin la posibilidad de sobrevivir, tal y como lo reseñó el portal Naturahoy.

Por su parte, la ONG que trabaja en pro del medio ambiente Green Peace también expresó su descontento ante una situación que se veía venir. Una situación que han tratado de prevenir por lo menos durante 20 años sin ningún tipo de avance o logro significativo.

“Que sólo queden 30 vaquitas significa que pusimos nuestra idolatría al dinero sobre el valor del ecosistema. Significa que triunfó el egoísmo; pusimos el bienestar material sobre el colectivo y el del planeta. Desde hace más de 20 años sabíamos que las vaquitas marinas estaban en peligro, pero no hicimos nada al respecto (al menos nada que fuera efectivo) ’’, sentenció con frustración esa organización ambientalista.

Este exótico y único ejemplar mamífero es un cetáceo bastante tímido. A pesar de su parecido físico con respecto a los delfines, nada tiene que ver con este grupo de animales. Su tamaño es de aproximadamente unos 150 cm y su peso de 50 kg, algo así como una persona promedio entre los 11 y 14 años.

Su aspecto facial es como si siempre estuviera sonriendo, esto debido a la figura que se forma con la posición de sus labios. Por lo general no son de saltar mucho fuera del agua y únicamente recurren a este acto al momento de respirar y lo hace de la manera más discreta posible.

Es muy poco probable poder ver a un grupo de vaquitas juntas, ya que suelen permanecer solitarias, con la excepción de cuando dan a luz permitiendo que la cría nade junto a la madre. Se alimentan básicamente de los calamares y prefieren permanecer a más de 10 metros de profundidad en el agua del Alto Golfo de California.

Sin duda esta lamentable noticia debe ser un llamado a la cordura. Estamos a nada de que desparezca otra especie animal de la tierra y los únicos responsables somos nosotros. En este momento el estado de conservación de la vaquita marina se encuentra en peligro crítico y a un solo paso de convertirse en extinto.