La justicia argentina reabrió el caso del fallecido fiscal Nisman por el atentado terrorista de 1994
Share this on

La justicia argentina reabrió el caso del fallecido fiscal Nisman por el atentado terrorista de 1994

A dos años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, la justicia de Argentina decidió reactivar la denuncia que adelantaba contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El juez federal Ariel Lijo ordenó varias medidas de prueba para constatar si la exmandataria y algunos de sus funcionarios estuvieron involucrados en un plan para encubrir a los responsables del atentado de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), ocurrido en 1994.

El programa A dos Voces del canal TN dio a conocer que las actuaciones judiciales “incluirían cruces telefónicos, ubicación de esas llamadas y decomiso de toda la documentación vinculada al pacto con Irán que existe en la Cancillería y que todavía no se habría evaluado”.

Desde un principio se maneja la hipótesis de que los autores intelectuales del siniestro, no son otros más que los propios funcionarios diplomáticos del país islámico que en ese entonces se encontraban en Argentina.

Las acusaciones que profirió Nisman, que se sustentarían en cientos y cientos de audios, aseguran que la ex mandataria pretendía firmar un acuerdo comercial con el país islámico para favorecer a los sospechosos de la explosión en la sede de la AMIA.

A cambio de petróleo, Argentina le vendería a Irán granos, y para lograrlo serían levantados los pedidos de captura en la circular de la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL).

El fiscal federal Gerardo Pollicita, quien se encuentra al frente del sumario, decidió ampliar la causa e investigar al exministro de Planificación Julio de Vido y el exjefe de la secretaría de Inteligencia (SIDE), Oscar Parrilli. La pesquisa que sigue el funcionario judicial tiene como fin determinar si los nuevos imputados hacen parte de un plan de encubrimiento a favor de los iraníes acusados del atentado.

Uno de los sospechados de estar involucrado en la muerte del fiscal Nisman, es el técnico en informática Diego Lagomarsino, quien en su momento aceptó haberle prestado un arma de fuego al exfuncionario. En entrevista con el canal América declaró:”Nisman tomó la decisión de matarse y no sé porqué”. Además, agregó que ambos tenían una relación muy cercana: “de amo-esclavo”, en palabras suyas.

A un día de presentar el expediente ante el Congreso de la Nación, el fiscal Nisman apareció muerto en el baño de su apartamento ubicado en el lujoso barrio de Puerto Madero de la capital del país. La causa de su deceso aún es un misterio, algunos lo atribuyen a un homicidio planificado y otros se inclinan por la teoría del suicidio.

En cuanto a la denuncia, la información recopilada indica que Fernández de Kirchner firmó en el 2013 el llamado ‘Memorándum de Entendimiento’ en Etiopía; un pacto en el que se comprometía a trabajar en conjunto con Irán para hallar a los responsables del atentado a la AMIA. Para esto, se planteó la creación de una comisión de la verdad entre ambos países, la cual tenía la finalidad de investigar e interrogar a los ciudadanos de Irán que tienen circular roja de INTERPOL en su contra.

Sin embargo, el acuerdo nunca entró en vigencia.