Peligrarían los ‘call centers’ de empresas estadounidenses en Latinoamérica
Share this on

Peligrarían los ‘call centers’ de empresas estadounidenses en Latinoamérica

Un grupo de congresistas republicanos y demócratas presentó un Proyecto de Ley que busca que las compañías que manejan de manera tercerizada su servicio de atención al cliente, lo hagan directamente con empresas en los Estados Unidos. De concretarse esta idea, varios países Latinoamericanos se verían privados de la fuente de miles de empleos, al ser sedes de una gran cantidad de los denominados ‘call centers’.

La información que fue divulgada por la organización Trabajadores de Comunicaciones de Américas, generó alerta en países como Nicaragua, en donde se han percatado del impacto que podría tener la iniciativa de los senadores estadounidenses, de llegar a aprobarse.

Informes preliminares de la Comisión Nacional de Zona Franca de Nicaragua (CNZF) revelaron que durante el 2016 se llegó a contabilizar un total de 8 mil 500 personas empleadas por las empresas que están a cargo del servicio tercerizado de atención al cliente.

Además el portal La Jornada detalló que “entre 2007 y 2016 el número de estas empresas pasó de 12 a 47”, incluyendo una amplia variedad de campañas mayoritariamente de “Estados Unidos, Canadá, Europa y América Latina”.

La Agencia de Promoción de las Inversiones (ProNicaragua) detalló que los ingresos que le generaron al país los negocios encargados de los ‘call centers’ durante el 2015 fueron de aproximadamente “100 millones de dólares”.

Álvaro Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), le manifestó al diario local La Prensa que un hipotético aval de la iniciativa tendría un impacto negativo en lo económico para su país. El titular de esa organización anticipó pero no detalló acciones en función de evitar que se vuelva una realidad: “Vamos a apoyar para que esto no se dé”, declaró.

Para calmar un poco los ánimos caldeados por el desenlace de la propuesta, Laura Dogu, embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, manifestó en declaraciones recogidas por La Jornada que está muy pendiente y al tanto de todo lo que ocurra en torno a alguna noticia que pueda llegar a influir negativamente al país centroamericano, pero aseguró que por el momento “no ha escuchado nada sobre una política nueva para Nicaragua ni Centroamérica”.

Mientras tanto, en Estados Unidos defienden la propuesta. La denominada Ley del Trabajador del Centro de Llamadas y Protección del Consumidor, tiene como base dos puntos. El primero establece que las empresas que contraten servicios terciarios “no tengan acceso a subvenciones y préstamos federales provenientes de los contribuyentes de Estados Unidos”.

En segundo lugar, estas mismas compañías deberán “informarle al cliente durante una llamada que es atendido por un centro de llamadas fuera de Estados Unidos, para que éste elija si quiere ser trasladado a una operadora estadounidense”, tal como lo explica el diario El Mundo de El Salvador.

La senadora Claire McCaskill aseveró en su portal web que “mantener los ‘call centers’ en Estados Unidos no solo ayuda a la economía de su país, sino también protege a los consumidores del fraude y las estafas que cada vez son más frecuentes en los ‘call centers’ ubicados en otros países”.