Este miércoles comenzó el desarme definitivo de la guerrilla de las FARC
Share this on

Este miércoles comenzó el desarme definitivo de la guerrilla de las FARC

Los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) comenzaron este miércoles a entregar sus armas a una comisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ahora que casi 7 de sus combatientes han llegado a zonas designadas de desmovilización en todo el país, tal como confirmaron el gobierno y el grupo insurgente.

“Es el inicio del proceso de desarme, que involucra el registro de armas, la destrucción de armas inestables y el almacenamiento de armas de dotación”, dijo el martes al Alto Comisionado de Paz de Colombia, Sergio Jaramillo.

Se espera que los rebeldes se hayan entregado en todas sus armas en junio, de acuerdo con el presidente Juan Manuel Santos, aunque algunos miembros de las FARC y de las Naciones Unidas han planteado la posibilidad de retrasar el proceso de desarme mientras se resuelven los problemas logísticos.

Durante las últimas semanas, los rebeldes de las FARC cruzaron Colombia a pie y en barco desde sus campamentos de selva y montaña camino hacia las 26 zonas vigiladas por el personal de las Naciones Unidas.

“A pesar de los obvios retrasos en la adaptación logística de las zonas (…) vamos a llevar a cabo el registro de armas en todos los campamentos”, dijo el líder de las FARC Iván Márquez, en una rueda de prensa.

Más que logística

Pese a que el tono oficial sigue siendo de confianza, algunos medios de comunicación colombianos han comenzado a revelar que se trata de inconvenientes que podrían entorpecer el proceso de una forma mucho más significativa de lo esperado.

En uno de los campamentos, los guerrilleros se han quejado de las malas condiciones en las que tienen que vivir dentro de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización. Uno de los jefes de ese grupo dijo a la web Pacifista que “al paso que van, la zona estará lista en tres meses”, por lo que técnicamente se vencerían los plazos y los campamentos estarían todavía sin terminar.

Incluso uno de los militares encargado de la logística añadió que a las zonas no han llegado los contenedores donde deberían disponerse las armas entregadas, por lo que el tema añade otro frente que complica todavía más la situación.

Bajo los términos del acuerdo de paz, las FARC pretenden convertir lo que comenzó como un levantamiento campesino hace 52 años en un movimiento político.

El acuerdo ha sido criticado por muchos, y fue rechazado por un ínfimo margen en un referendo, pero posteriormente se corrigió y se viene implementando mediante el Congreso.

Las FARC firmaron un acuerdo de paz con el gobierno a fines del año pasado para poner fin al más largo conflicto armado latinoamericano, que ha cobrado la vida de más de 220.000 personas y desplazó a millones.

Con información de Reuters.