La lucha de un cura correntino contra el narcotráfico por fin dio resultado
Share this on

La lucha de un cura correntino contra el narcotráfico por fin dio resultado

Tanto el intendente como el viceintendente de Itatí, un pueblo ubicado en la provincia de Corrientes en Argentina, fueron detenidos por la Policía luego de haber sido acusados de trabajar en complicidad con grupos narcotraficantes. Su denunciante fue el sacerdote que estuvo a cargo de la catedral de esa ciudad durante el 2016: Gustavo Omar Cadenini.

El presbítero acudió a las autoridades para dejar al descubierto una enorme red de narcotráfico que operaba en la zona. El intendente, Natividad Roger Terán, el vice, Fabio Aquino, e incluso familiares suyos, policías y gendarmes están acusados de colaborar con la mafia.

Uno a uno, los 27 aprehendidos serán trasladados hacia Buenos Aires, la capital del país, por disposición del juez federal Sergio Torres. Pese a que fueron 37 las personas llamadas a indagatoria, 10 de ellas permanecen prófugas de la justicia.

Los agentes de la Policía realizaron por lo menos 47 allanamientos que dejaron como resultado cerca de 60 vehículos secuestrados, entre lanchas, automóviles y camionetas. El operativo Sapucay, como fue denominado, requirió​ de más 600 uniformados.

La presunta red de narcotráfico está siendo investigada por ingresar marihuana a la Argentina proveniente de Paraguay. La droga habría sido transportada en lanchas a través del Río Paraná que conecta a ambos países. Cada embarcación era despachada con más de 500 kilos sin ser detectada por las autoridades fronterizas.

Una vez que entraba en territorio argentino, la mercadería era cargada en camionetas y repartida en diferentes provincias. La justicia también analiza diferentes pruebas —que incluyen escuchas– para constatar si el dinero recaudado fue puesto a circular en el mercado.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich declaró en diálogo con TN que los involucrados empleaban a menores de edad para adelantar diferentes tareas, como por ejemplo hacer el seguimiento de los envíos, ayudar a transportar la droga y advertir sobre los posibles controles policiales.

Bullrich cuestionó enfáticamente el modus operandi de la presunta red de narcotráfico, asegurando que los jóvenes eran reclutados a las afueras de las escuelas y los barrios por personas de su misma edad. Asimismo, dio a conocer que la presunta red “intentó traficar en el último año unas quince toneladas de marihuana”.

En la ciudad de Itatí la cantidad de habitantes no supera los 7 mil. Por tal motivo, luego de lanzar su acusación, el padre Cadenini recibió diferentes amenazas que lo obligaron a buscar refugio en Paraguay.

En entrevista con Clarín, el sacerdote Pánfilo Ortega se pronunció sobre el tema: “Lo quisieron atropellar más de una vez en la ruta porque el padre hablaba de ellos y les hacía frente desde el altar”.

A su vez, el religioso perteneciente también a la basílica de Itatí denunció que Cadenini debió abandonar el lugar el pasado mes de diciembre por los constantes amedrentamientos por parte de las bandas narcotraficantes.

“Acá o estás de acuerdo con ellos o te despachan”

En sus ceremonias, Cadenini hacía referencia a la importancia de la educación para hacer frente al narcotráfico.

La información oficial asegura que el padre Cadenini se encuentra alojado en la comunidad del Pequeño Cottolengo Don Orione, aunque por el momento se negó a brindar declaraciones públicas.