Fosa común más grande de México contiene al menos 250 cráneos
Share this on

Fosa común más grande de México contiene al menos 250 cráneos

Hasta el momento los investigadores han recuperado más de 250 cráneos de tumbas no marcadas en una locación ubicada en el estado de Veracruz, en el este de México, donde las bandas de narcotraficantes enterraron a sus víctimas impunemente, tal como anunció públicamente el gobierno local.

Jorge Winckler, fiscal general de ese estado, dijo que aún se están realizando investigaciones para recuperar cadáveres ocultos por sospechosos de pandillas en las afueras de la ciudad de Veracruz, el principal puerto de México en el Caribe.

“Hasta ahora han aparecido más de 250 cráneos”, dijo el funcionario a la televisión local. “Veracruz es una fosa enorme”, añadió.

Los investigadores ya habían encontrado restos de cuerpos en el sitio, y dijeron que podría haber un gran número enterrado allí. Winckler, miembro de la administración de Veracruz, dirigida por el opositor Miguel Ángel Yunes, que se convirtió en gobernador en diciembre, dijo que durante años las pandillas desaparecieron víctimas con la complicidad de las autoridades, ocultando los cuerpos allí.

“Cuando se terminen de abrir las fosas que hay en el estado, será la fosa más grande de México y quizás del mundo, porque durante muchos años el crimen organizado desapareció personas con la complacencia de la autoridad”

Los cráneos fueron descubiertos en una investigación iniciada por activistas de derechos humanos que buscan respuestas sobre los desaparecidos.

Veracruz fue un famoso foco de crímenes bajo el ex gobernador Javier Duarte, quien se encuentra fugitivo desde que se presentaron cargos contra él en octubre.

El exjefe de policía de la administración Duarte fue arrestado el mes pasado. La violencia sigue estallando en el estado, con 11 cuerpos encontrados cerca de una zona turística este mes.

Las fosas comunes que contienen a las víctimas del crimen organizado han sido un tormento para la reputación de México durante años. Decenas de cuerpos han sido descubiertos en lugares separados en el norte del país en 2010 y 2011, durante un recrudecimiento de la violencia de las pandillas de drogas.

El presidente Enrique Pena Nieto asumió el cargo a finales de 2012 prometiendo reducir la violencia de las pandillas, pero después de algunos éxitos tempranos, los asesinatos comenzaron a aumentar de nuevo, y el año pasado fue el más sangriento de su administración y hasta la fecha.

La desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014 fue la peor mancha de su gestión. Hasta el momento solo han sido definitivamente identificados los restos de uno de los jóvenes que el gobierno dice fueron asesinados por una banda de narcotraficantes que trabajaria con la policía corrupta.

Con información de REUTERS.