Guerra contra el narcotráfico puso a México entre los mayores importadores de armas de la región
Share this on

Guerra contra el narcotráfico puso a México entre los mayores importadores de armas de la región

Desde que asumió la presidencia de México en el 2012, Enrique Peña Nieto se propuso invertir en la compra de armas para el Estado. La política impulsada desde su gobierno no solo incrementó la importación de armamento, sino que también triplicó la reserva militar en un índice que ya alcanza el 331 por ciento.

La información que se desprende del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), fue dada a conocer por El País. Según ese medio, las importaciones adquiridas por esa nación también incluyen la compra de vehículos especializados, municiones y elementos afines.

Hoy en día México es considerado como el segundo país que más armas importa en Latinoamérica, seguido de Venezuela. La fuerte lucha contra el narcotráfico podría explicar este aumento en el arsenal. Por el contrario Colombia, Chile y Brasil ocupan los últimos lugares, luego de que redujeron considerablemente la compra de armas.

El diario Proceso explicó que desde el año 2006, con el expresidente Felipe Calderón, el incremento de material militar no paró de crecer en México. Esto se debió a que el entonces jefe de Estado le declaró la guerra al narcotráfico. Se estima que con la actual administración la adquisición de armas ha representado un aumento del 184 por ciento.

Una de las medidas que implementará este año el gobierno de Peña Nieto apunta al crecimiento de la economía, para lo cual prevé una reducción en el presupuesto destinado a la importación de insumos militares. A su vez, esto representaría una menor inversión en el ámbito de la seguridad. Proceso informó que, de acuerdo al SIPRI, México destinó a las armas 4 mil 665 millones de dólares en el 2006 y 8 mil 976 millones nueve años después.

De acuerdo al periódico Mañana Nacional, la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de Estados Unidos (GAO) publicó que “más de 70 mil armas recuperadas de las escenas de los crímenes cometidos en México entre el 2009 y 2014 podrían provenir de Estados Unidos”.

Con la asunción de Donald Trump como mandatario de ese país, la necesidad de hacer frente a los grupos mafiosos se ha intensificado. Las grandes potencias como Estados Unidos, Rusia y China son las mayores exportadoras de armas en el mundo, aunque también Francia ocupa uno de los primeros lugares dentro del listado.

En lo que respecta a las dos primeras naciones, se calcula que tienen bajo su dominio el 56 por ciento de las ventas, mientras que el último posee el 6,2 por ciento.

Por su parte, Amnistía Internacional denunció que desde hace una década, cuando inició la guerra contra el narcotráfico, la ola de violencia aumentó, al igual que los casos relacionados con la violación a los derechos humanos.

En la publicación del último informe anual (2016) de esa organización se sostiene que en México “las autoridades llegaron al extremo de negar la crisis de derechos humanos que vivía el país”, aún cuando se había denunciado la desaparición de cerca de 30.000 personas. Muchos de los casos hacen parte de los operativos adelantados por el Gobierno para combatir al narcotráfico.