La corta invasión militar venezolana a territorio colombiano: ¿otro error en la frontera?
Share this on

La corta invasión militar venezolana a territorio colombiano: ¿otro error en la frontera?

Con fortuna y sin escalar a consecuencias mayores terminó la corta invasión de un contingente de soldados venezolanos en zona limítrofe de los departamentos de Arauca, en Colombia, y Apure, en Venezuela.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció el retiro de sus tropas del lado colombiano después de que instalaran un campamento allí, tal como lo indicó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Santos calificó la incursión de unos 70 soldados venezolanos en la frontera colombiana como “totalmente inaceptable”: “Acabo de hablar con el presidente Maduro”, dijo Santos. “Me ha asegurado que ha ordenado el retiro de tropas del territorio colombiano”, aseguró.

Después dio su parte de normalidad:

Ambos vecinos trabajaron juntos por vías diplomáticas desde que se notificó el hecho y hasta que la situación en la frontera se normalizó, no sin el correspondiente traslado de tropas colombianas a la zona para ejercer su soberanía:

En un comunicado, la cancillería venezolana, en cabeza de Delcy Rodríguez, dijo que la incursión se debió a que el río Arauca cambió su cauce por la lluvia: “en esta área en particular, el cauce fluvial se modifica constantemente producto de la crecida del río”.

“Ya en el pasado, debido a las difíciles condiciones del terreno y a las características de este espacio acuático, se han presentado diferencias de interpretación, las cuales han sido atendidas, y deben ser atendidas, por la vía diplomática”

Ese ministerio agregó que diplomáticos de ambos países se reunirán pronto para esclarecer este tema, pero desde el otro lado fueron claros en asegurar que los militares estaban del lado equivocado de la frontera.

No obstante, en esta ocasión la diplomacia venezolana tampoco dejó de politizar el asunto, diciéndose víctima de “permanentes ofensas, amenazas y agresiones económicas, diplomáticas, políticas, comerciales y financieras de la oligarquía colombiana”.

Este tipo de explicaciones en las que el gobierno venezolano se victimiza ante sus propios errores le quitan legitimidad a lo que en un principio podía interpretarse como un error de buena fe. Ya sucedió en oportunidades anteriores, como cuando aviones de combate de ese país obligaron a una aeronave comercial que venía de España a cambiar su rumbo, impidiéndole cruzar espacio aéreo venezolano de forma rutinaria.

Además, el diario colombiano El Tiempo recoge una versión según la cual no se trataría de una simple patrulla fronteriza, como lo hace ver su contraparte, sino que era una avanzada que incluso izó la bandera venezolana en el lugar y se negó a arriarla hasta que no se vio forzado por la presencia de militares colombianos en el área.

Ese diario cita una fuente cercana al poder en Colombia, según la cual Maduro “le reclamó a Santos por las posiciones que ha mantenido Colombia en la OEA, en las que ha pedido una salida consensuada a la crisis social y política que vive Venezuela”.

El diario El Espectador, de Colombia, matiza el asunto como un nuevo intento de distracción del mandatario socialista ante un nuevo recrudecimiento de la crisis en su país. “El mandatario venezolano, además de denunciar constantemente “intentonas golpistas de la derecha” achaca la raíz de los graves problemas de su país a Colombia”, indica ese medio.

“En varias oportunidades el venezolano ha intentado usar la excusa colombiana para librarse de severas crisis internas”

Las relaciones entre ambos países han estado tensas durante años. Venezuela ha cerrado la frontera varias veces en una presunta represión contra contrabandistas. En 2015, deportó a cientos de colombianos acusados ​​de actividades delictivas, aunque multitudes de sus nacionales pasan a territorio colombiano a abastecerse de productos escasos en su país.

Con información de REUTERS.