Queman viva a una mujer en Nicaragua para ‘salvar’ su alma
Share this on

Queman viva a una mujer en Nicaragua para ‘salvar’ su alma

El macabro hecho sucedió en una comunidad conocida como El Cortezal, en la región Caribe del norte de Nicaragua. Vilma Trujillo, una mujer de 25 años y madre de dos hijos, fue incinerada el pasado 22 de febrero y falleció a los ocho días en el hospital Lenín Fonseca de Managua. De acuerdo a información difundida por medios locales, el responsable es Juan Rocha, un supuesto pastor que alegaba que la mujer estaba poseída por un demonio.

Según testimonios recogidos por el cuerpo de investigación que está a cargo del caso, a la víctima la amarraron varias personas, entre ellas Rocha, posteriormente fue despojada de su ropa y arrojada al fuego de una hoguera. Después de varias horas, Vilma fue hallada por un familiar en estado crítico, con más del 80% de su cuerpo quemado, y enseguida fue trasladada al centro médico más cercano.

Aunque la mujer recibió atención médica inmediata, las heridas provocadas por el fuego le provocaron la muerte, tal y como le comunicó a La Nueva Radio Ya el director del hospital de la capital nicaragüense, Luis Moreno.

“Se le garantizó toda la atención médica, equipos, medicamentos, logística, pero las lesiones de tercer grado en un 80 por ciento de su cuerpo eran irreversibles”, dijo Moreno, según el Diario Las Américas.

Ese mismo medio resaltó que “el caso ha provocado la condena de organizaciones que trabajan con mujeres, cuyas líderes demandaron “castigo ejemplar” para los responsables del feminicidio”, así como de Reinaldo Peralta, esposo de la víctima, “quien exige se haga justicia a los responsables”.

Sobre el principal sospechoso del asesinato de la mujer se dice que se hacía pasar como ‘pastor’ de la iglesia Asamblea de Dios. Sin embargo, Rafael Arista, presidente del grupo cristiano, le aseguró al Canal 15 de la capital nicaragüense, que el susodicho “no hace parte de su congregación” por lo que “rechazó rotundamente cualquier vínculo con el crimen”.

Luego de su detención, “Rocha sostuvo que la mujer estaba endemoniada, pero negó haberla quemado. Según dijo, ella cayó en la hoguera luego de que los demonios abandonaran su cuerpo”, de acuerdo con el portal Repretel de Costa Rica.

Entre tanto, según información divulgada por la policía de Nicaragua, relacionada por El Nacional, “la diaconisa de la iglesia, Esneyda del Socorro Orozco, dijo que por revelación divina, debía hacerse fogata en el patio del templo para sanar a la víctima a través del fuego”.

El esposo de la mujer asesinada declaró al diario La Prensa de Nicaragua que podría haber más detrás del hecho:

“Para mí, mi mujer no estaba endemoniada, a ella lo que le hicieron fue una brujería, porque ella tomaba un remedio que le dio un hombre, quien ahora la familia de Vilma me contó que la había violado y desde que comenzó a tomar eso cambió un poco conmigo”