Juan Manuel Santos reconoció la entrada de dineros de Odebrecht a su primera campaña
Share this on

Juan Manuel Santos reconoció la entrada de dineros de Odebrecht a su primera campaña

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reconoció el martes que en su campaña electoral de 2010 recibió pagos ilegales de Odebrecht S.A. y pidió perdón al país por esto.

Sin especificar los montos, la fiscalía colombiana había adelantado que las exitosas campañas de 2010 y 2014 de Santos recibieron dinero del conglomerado brasileño que está sumido en un escándalo de corrupción mayúsculo en toda la región.

Santos, ganador del Premio Nobel de la Paz 2016, dijo que no tenía conocimiento en el momento de los pagos y que no autorizó su aceptación. Asimismo aseveró que “los rechaza y los condena”. Y es que en Colombia es ilegal recibir financiamiento de campañas de empresas extranjeras.

“Lo siento profundamente y pido perdón a los colombianos por este acto vergonzoso que nunca debería haber ocurrido y que acabo de conocer”, dijo Santos en un comunicado en el que no mencionó directamente a Odebrecht.

https://www.youtube.com/watch?v=yn8GG3bQYe4

Su director de campaña, Roberto Prieto, dijo el martes a la emisora Blu Radio que Odebrecht pagó $400,000 dólares por carteles electorales en el 2010, y confirmó que Santos no tenía conocimiento del pago.

El rival de Santos en 2014 también está siendo investigado por autoridades electorales por presuntamente recibir dinero de Odebrecht. Oscar Ivan Zuluaga fue el candidato del partido derechista de la oposición Centro Democrático.

La revelación se suma a una larga lista de antecedentes que pondrían a la corrupción en el centro de las elecciones del próximo año. Santos, cuya popularidad está cerca de mínimos récord, no puede competir por otro término, el candidato de su partido, el Partido de la U, podría resultar afectado.

Esto debido a que en Colombia los partidos políticos pueden ser disueltos y se les impide apoyar a los candidatos si una campaña es declarada culpable de violaciones electorales. El plazo de prescripción de un delito electoral es de tres años, por lo que sólo la campaña de 2014 estaría en cuestión.

Justamente esta semana se dio la renuncia del hasta ahora vicepresidente colombiano, Germán Vargas Lleras, quien se espera sea candidato presidencial en las próximas elecciones. Sin embargo, el también excandidato presidencial hace parte de otro partido, el denominado Cambio Radical, que tiene a su vez otro tipo de cuestionamientos por corrupción.

El escándalo de financiación evoca entre los colombianos el escándalo de 1994 cuando se estableció que la campaña del expresidente Ernesto Samper había recibido financiación por parte del cártel de drogas de Cali. Samper fue acusado, pero el Congreso lo absolvió.

Justamente esta semana

Fiscales estadounidenses sostienen que entre 2002 y 2016, Odebrecht pagó cientos de millones de dólares en sobornos en asociación con proyectos de infraestructura en 12 países, entre ellos Brasil, Argentina, Colombia, México y Venezuela.

Con información de REUTERS.