Panamá aumentó aranceles a más productos importados desde Colombia
Share this on

Panamá aumentó aranceles a más productos importados desde Colombia

El gobierno de Panamá decidió incrementar los aranceles aplicados a algunos productos exportados por Colombia. Para las autoridades, la medida busca proteger el comercio interno del país. El alza rige también para todas las mercaderías provenientes de otras naciones con las cuales el istmo no tiene tratados comerciales vigentes.

En el caso de Colombia, desde el café, toallas, madera y hasta los cables sufrirán las subas en sus aranceles. El presidente Juan Carlos Varela ya ratificó la nueva disposición que comenzó a regir el 15 de marzo.

En un comunicado, el titular del ministerio de Comercio e Industrias (MICI) de Panamá, Augusto Arosemena aseguró que la medida arancelaria “debe funcionar como una herramienta que proteja los intereses esenciales del país”, con el propósito de sostener un equilibrio en la economía. Esto además de “fortalecer los intercambios” con aquellas naciones con las que Panamá tiene acuerdos comerciales.

Por el contrario, el presidente de la Cámara de Comercio colombo-panameña, Eduardo Cristo, en diálogo con el medio Panamá América, dijo estar en contra del alza en los aranceles adoptada por el gobierno de Varela, por considerar que recrudece la relación entre ambos países. “Esta medida va en perjuicio de los empresarios tanto panameños como colombianos”, aseveró.

La resolución se suma a la vieja disputa que comparten ambas naciones desde el 2012. En esa época y bajo el mando del presidente Juan Manuel Santos, Colombia comenzó a aplicar un impuesto del 10 por ciento sobre los textiles y los calzados provenientes de Panamá.

En su momento, el país vecino acudió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para instaurar un reclamo que fue apelado por Colombia. No obstante, el órgano de apelación de la OMC no hizo lugar al pedido y por el contrario emitió un fallo mediante el cual ordenó el cese del sistema de aranceles mixtos.

Colombia decidió promulgar en noviembre del 2016 dos decretos que imponen controles de rigor a aquellos productos provenientes de Panamá que representen bajos precios de importación. Dicha mercadería deberá contar con los correspondientes certificados, tanto de representante legal como de agente aduanero.

Adicionalmente, tal y como publicó El Tiempo, el otro decreto promovido por las autoridades colombianas fijó un “umbral de 10 dólares por kilo para prendas de vestir y 6 y 10 dólares por cada par de zapatos”. Es por esto que Panamá exige que su vecina reciba una sanción calculada en 210 millones de dólares, considerando que las anteriores medidas no condicen con el fallo emitido por la OMC, cuyo plazo máximo de cumplimiento venció el pasado 22 de enero.

Por el momento, un grupo de expertos del área de Solución de disputas, dependiente de la OMC, analizará si las resoluciones de Colombia cumplieron o no con lo estipulado. La inspección responde al pedido que realizó ese país el 20 de febrero, bajo el argumento de que el gobierno de Santos si respetó a cabalidad la normativa.

Las autoridades de Panamá rechazaron este recurso por considerar que no realizaron las correspondientes consultas antes de tomar semejante decisión.