Escalofriante parricidio por una herencia en una familia italovenezolana
Share this on

Escalofriante parricidio por una herencia en una familia italovenezolana

Entre los numerosos y diferentes problemas que vive hoy por hoy Venezuela, uno que se ha robado la atención de los medios en los últimos días es el aumento en los asesinatos a manos del sicariato. Sin embargo, el caso que más repercusión tuvo fue el de un empresario de 59 años que fue asesinado a las afueras de su domicilio por dos sujetos que seguían órdenes de su propio hijo.

El escabroso y macabro hecho se registró en uno de los sectores más distinguidos de Maracaibo, al noroeste de Venezuela. El reconocido empresario ítalovenezolano Bruno Allio Bonetto fue abordado por dos sicarios enviados por su hijo Santiago ‘Brunito’ Allio Torres, quien buscaba con la muerte de su padre heredar su emporio anticipadamente.

Según el portal Versión Final, al parecer el accionar de Allio Torres se debió a que no estaba de acuerdo con que su padre contrajera matrimonio con su última pareja, por lo que “ante este escenario, tenía temor de que el empresario procreara otro hijo” y así tuviera que compartir su futura herencia.

Un hecho que alertó bastante a los investigadores fue la sospechosa reacción de ‘Brunito’. Según explicó La Tercera, el hijo de la víctima “nunca exhibió conmoción ni llanto. Estoico, mostró más interés en saber si en el área había cámaras de vigilancia operativas”.

Entre tanto, uno de los funcionarios de la División de Homicidios le reveló a BBC Mundo que ese actuar sospechoso de ‘Brunito’, junto a un desmayo ficticio hizo que ataran cabos.

El mismo medio asegura que tres errores puntuales fueron las claves con las que el autor intelectual quedó en evidencia. En primera instancia, él mismo le dio acceso a los sicarios para que ingresaran y se instalaran en la parte trasera de la camioneta de su padre. Luego les entregó la pistola con la que se realizó el asesinato, que además era propiedad de la víctima, y por último “rescató a los gatilleros” en su propia camioneta a tan solo unas cuadras del lugar del homicidio.

Finalmente y gracias a las oportunas labores del cuerpo de investigación, el hombre confesó. Junto a un amigo, Adolfo Hernández Medina, habían planeado varias semanas atrás el atentado por el que pagaron aproximadamente 250 dólares, tal y como lo dio a conocer La Verdad.

Allio Torres, Hernández Medina y uno de los sicarios ya se encuentran detenidos a disposición de las autoridades y a la espera del juicio que definirá su situación jurídica.

Según cifras oficiales otorgadas por las entidades policiacas del estado de Zulia, en la última semana de febrero se documentaron un total 7 homicidios en Maracaibo. Mientras tanto, a nivel nacional los casos investigados de sicariato fueron alrededor 20 en el mes de enero, tal y como lo dio a conocer la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) de Venezuela.