Recrudecimiento de la crisis política venezolana causa conmoción en la región
Share this on

Recrudecimiento de la crisis política venezolana causa conmoción en la región

Varios países reaccionaron entre sorprendidos y alarmados a la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de asumir funciones de la Asamblea Nacional, en lo que muchos ya tildan como el ‘paso definitivo’ a la dictadura en ese país.

Perú dijo el jueves que estaba retirando a su embajador en Venezuela y condenó la decisión como una “violación flagrante del orden democrático”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú agregó en un comunicado que inició consultas con otros miembros de la Organización de Estados Americanos para discutir medidas urgentes para preservar la democracia en Venezuela.

El tribunal, que previamente anuló la mayoría de las decisiones de la legislatura desde que la oposición ganó la mayoría en 2015, dijo el miércoles que asumía las funciones del Congreso.

“América Latina es democrática, es inaceptable lo que está pasando en Venezuela”, dijo el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski en Twitter.

Kuczynski ha expresado repetidamente su preocupación por los venezolanos en medio de la incesante crisis económica del país y ha criticado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, por agredir a los opositores políticos.

Maduro ha llamado a Kuczynski un “cobarde” y un “perro” servil a los Estados Unidos.

Brasil, Argentina, Chile, Guatemala y Panamá también expresaron su preocupación.

La mañana del viernes se conoció que después de expresar su preocupación por el tema, Colombia llamó a consultas a su embajador en ese país. En conversación con la emisora Blu Radio, cuyo contenido divulgó El Espectador, la canciller María Ángela Holguín aseguró que se trata solo de “un llamado a informar para entender la situación”, y que “no lo vamos a retirar definitivamente de Venezuela por las necesidades propias de los colombianos que residen en ese país”.

Sin embargo, no dejó de reconocer que “Venezuela pasó una línea que no había pasado”.

En días recientes, ambos países habían tenido un grave encontrón después de que militares venezolanos cruzaran la frontera e instalaran un campamento en territorio colombiano, más exactamente en el departamento de Arauca, desde el estado colindante de Apure, en el límite suroccidental venezolano.

México no se quedó atrás y se manifestó profundamente preocupado por la decisión de la Corte Suprema de Justicia venezolana de debilitar el cuerpo legislativo del país sudamericano, conocido como Asamblea Nacional. Así lo dijo el jueves el Ministerio de Relaciones Exteriores, calificándolo de ataque a la democracia y hablando de separación de poderes.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de México se comprometió a trabajar con el gobierno venezolano y con el pueblo del país sudamericano para “restablecer el orden democrático”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, acusó el jueves al gobierno venezolano Nicolás Maduro de llevar a cabo un “auto-golpe” luego de que la Corte Suprema tomara las funciones de un Congreso dirigido por la oposición.

“Las sentencias de la Corte Suprema (…) son los golpes finales con los que el régimen subvierte el orden constitucional del país y termina con la democracia”, dijo el titular de la OEA, con quien la diplomacia venezolana también ha tenido fuertes encontrones tras la publicación de crudos informes sobre la situación en ese país.

El el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein, pidió a la Corte Suprema de Venezuela que reconsidere su decisión de asumir los poderes legislativos e instó al gobierno a defender los derechos a una asamblea pacífica.

Los líderes de la oposición calificaron a Maduro de “dictador” el jueves después de que la Corte Suprema asumiera las funciones del Congreso y empujara una larga lucha política a nuevos límites, en medio de una severa recesión, inflación en alza y escasez aguda.

“La separación de poderes es esencial para que la democracia funcione y mantener los espacios democráticos abiertos es esencial para asegurar que los derechos humanos estén protegidos”, dijo en un comunicado.

Con información de REUTERS.