Una grave sequía asoló el 80 por ciento de la isla de Cuba
Share this on

Una grave sequía asoló el 80 por ciento de la isla de Cuba

Las inclemencias del clima tienen en alerta a Cuba. El país vive una sequía generalizada que actualmente afecta al 80 por ciento de los municipios. La preocupante situación trajo como consecuencia una fuerte crisis en la industria alimenticia. El gobierno de Raúl Castro ya trabaja en una política para contrarrestar esa situación y reducir los riesgos que provoca en la población.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se reunieron para abordar y analizar los alcances que supone la notable escasez de agua en el país, considerada por los expertos como la peor condición climática registrada en los últimos 125 años y que obligó al poder ejecutivo a acudir ineludiblemente a la importación de alimentos.

Aunque las precipitaciones aumentaron este año, no trajeron alivio para las fuentes de agua que se han visto afectadas por la desertificación de la tierra que inició en el 2014. El portal Cuba consignó que de 169 municipios, 120 se encuentran en alerta.  

El especialista del Grupo de Servicio Hidrológico y Disponibilidad del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Argelio Fernández, dialogó con ese medio y puntualizó que de los 120 sectores azotados por la sequía, 38 presentan condiciones severas y 51 viven una situación extrema. El restante presenta una aridez moderada.

Una de las medidas que implementará el Gobierno de Cuba para mitigar la sequía y mejorar la situación que viven cientos de hogares tiene que ver con el mejor aprovechamiento del agua mediante el uso de canales conductores. Para tal fin se lanzó un pedido a los diferentes sectores de la nación, que consiste en trabajar por una misma causa.

La Prensa Latina divulgó que el presidente Castro invirtió más de 26 millones de dólares en la importación de alimentos. Una decisión que, acompañada por otros factores como “las buenas prácticas y la información oportuna”, podría ayudar a superar la crisis, según opinaron expertos. Durante los próximos meses se prevé que las condiciones climáticas no van a jugar a favor de Cuba. Las precipitaciones podrían llegar a ser insuficientes, lo cual provocaría una agudizamiento del estado actual.

Algunas regiones como Cienfuegos, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Camagüey, todas ubicadas en el centro de la nación, son las que presentan mayor vulnerabilidad. Unas 800 mil viviendas tienen un suministro parcial de agua potable, mientras que más de 500 mil no cuentan en absoluto con el servicio, como producto de la sequía.

Otro de los países que presenta esta misma condición climática es Bolivia, que desde hace un tiempo enfrenta la peor sequía de los últimos 25 años. No obstante, los causantes distan de los de Cuba. En ese Estado la falta de precipitaciones y el hábito del chaqueo, que consiste en la quema de los terrenos para limpiarlos y volver a sembrar, son los principales responsables.

Al igual que el presidente de Bolívia, Evo Morales, el Gobierno de Cuba busca en el sistema de riegos una posible solución al problema.

Ministra boliviana de Medio Ambiente renunció a solo horas de rendir cuentas por crisis del agua