Tribunal Supremo de Justicia asume labores legislativas argumentando ‘desacato’ del Congreso
Share this on

Tribunal Supremo de Justicia asume labores legislativas argumentando ‘desacato’ del Congreso

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) anunció que asumirá el papel de la Asamblea Nacional, donde la oposición es mayoría, asegurando que la legislatura está en “desacato”, reavivando las voces que acusan al gobierno de Nicolás Maduro de convertirse finalmente en una dictadura.

Aunque el tribunal —favorable a Maduro– ha anulado muchas de las decisiones de la Asamblea Nacional desde que la oposición ganó la mayoría parlamentaria a finales de 2015, nunca había usurpado directamente sus funciones.

Sin embargo, ahora incluso autorizó a Maduro a crear empresas petroleras mixtas sin la aprobación del Congreso, brindándole poderes adicionales en medio del estadio de excepción y saltándose el procedimiento legal.

“Advertimos que mientras dure la situación de desacato en la Asamblea Nacional, esta cámara constitucional garantiza que las funciones del Congreso serán ejercidas por esta cámara u otro órgano elegido”, dijo la corte en su fallo.

La disputa se centra en la acusación de fraude electoral contra tres legisladores vetados y ya ausentes en el parlamento, aunque según la Corte el caso no se ha manejado correctamente, por lo que habla de ‘desacato’. Los críticos del Gobierno califican esto como una excusa para someter a la oposición durante una creciente crisis económica.

“¡Dictadura!”

La opositora Mesa Unidad Democrática criticó enérgicamente la decisión de la Corte Suprema, con varios legisladores acusando a Maduro de actuar como un dictador.

“Esta sentencia inconstitucional que rechazamos (…) constituye un paso más en el desmantelamiento de la democracia venezolana”, dijo la oposición en un comunicado.

“Este gobierno se está muriendo, y es por eso que está recurriendo a estas medidas desesperadas”

El partido más radical de la coalición, Voluntad Popular, pidió manifestaciones públicas y “resistencia” contra el gobierno, una táctica que ha fracasado en el pasado a pesar de las marchas que han llevado a cientos de miles de manifestantes a las calles de Venezuela.

“Esta no es otra decisión, marca un punto de no retorno en la dictadura”, dijo su líder y vicepresidente de la Asamblea, Freddy Guevara, quien también exhortó a la población a movilizarse, amparada en los artículos 333 y 350 de la Constitución, tal como registró El Nacional. Según él, la Carta Magna “faculta y ordena desconocer cualquier acción o régimen ilegítimo y arbitrario”.

“Para que sea efectiva debemos articularnos y organizarnos, oposición, pueblo, diputados y sectores sociales, a fin de hacer valer nuestra Carta Magna y hacer imposible de ejecutar y obedecer toda decisión inconstitucional que emane del TSJ en este momento en el que las acciones del gobierno, junto a su brazo judicial, violan la Constitución de forma descarada”

Sin embargo, la medida puede venir como una buena noticia para algunas compañías petroleras extranjeras en Venezuela, que habían sido ahuyentadas por la advertencia de la oposición de que las transacciones de inversión no serían válidas sin pasar por el Congreso.

Mientras Venezuela trata de recaudar fondos al tiempo que se enfrenta a fuertes pagos de bonos y una economía deformada, ha tratado de vender participaciones en campos petroleros.

La petrolera estatal PDVSA ofreció recientemente a la petrolera rusa Rosneft una participación en la petrolera Petropiar, dijeron a Reuters las fuentes con conocimiento de la propuesta este mes.

Con información de REUTERS.