El uso del cannabis con fines medicinales ya es ley en Argentina
Share this on

El uso del cannabis con fines medicinales ya es ley en Argentina

La lucha contra la legalización de la marihuana o cannabis ha sido durante muchos años un tema de gran controversia. Tanto así que se convirtió en el ‘talón de Aquiles’ de todos los países que luchan contra este flagelo que alimenta en silencio las redes del narcotráfico y el bajo mundo a su alrededor.

Luego de varios años de discusión, Argentina sancionó la ley que habilita el uso de la marihuana con fines medicinales el pasado 30 de marzo. Con 221 sufragios positivos y ninguno negativo, el proyecto fue aprobado por las comisiones de Salud y Seguridad Interior. Las autoridades avalaron la dosificación del aceite de cannabis en aquellos pacientes que se inscriban en el registro estatal. Además de que se legalizó su compra, en algunos casos su uso será subsidiado por el Gobierno.

Aunque la aprobación del consumo de marihuana no deja de despertar sinsabores en la sociedad, con esta medida la Cámara del Senado dejó parcialmente de lado su estigmatización. De esta manera la droga pasó a ser el paliativo de muchos enfermos que la necesitan.

De acuerdo a la BBC, la titular de la asociación Cannabis Medicinal Argentina, Ana María García Nicora, dijo a medios locales la marihuana medicinal podría ser considerada como “un gran experimento humano”. Y de paso citó un caso en que podría ser de ayuda: “hay un 30 por ciento de epilepsias que no responden a la medicación tradicional”, sostuvo.

Vale recordar que en diciembre de 2013 Uruguay se convirtió en el primer país en el mundo en legalizar la producción, venta y consumo de marihuana; por supuesto con algunas restricciones en casos determinados. Los consumidores deberán registrarse en el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCC), organismo público que otorgará licencias de plantación de esa droga.

Para algunas personas, avanzar en la legalización de las drogas permitiría eliminar o al menos mitigar significativamente las terribles consecuencias que enfrenta la sociedad con el actual enfoque prohibicionista. Bajo esta mirada, habilitar el uso de las drogas pondría fin a toda la actividad lucrativa que deriva de negocios ilícitos como el narcotráfico, ya que el mercado negro quedaría expuesto.

En información del diario La Nación, si bien la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) elogió el accionar del gobierno de Mauricio Macri, también aseguró que debería modificarse la Ley de Drogas 23.737. Cada año esa entidad se encarga de hacer una evaluación referente al consumo y la comercialización de estupefacientes a nivel mundial. En el caso de Argentina, la autoridad recomendó “despenalizar la tenencia de drogas para consumo”.

Es importante resaltar que para algunos sectores, la legalización de las drogas no implica necesariamente aprobar o incentivar su consumo. Más aún cuando el asunto hace parte de una realidad histórica existente desde siempre en la humanidad. Su prohibición algunas veces perpetúa el flagelo ya que en lugar de convertirse en una medida paleativa,  pasa a ser un disparador de la violencia y la corrupción a niveles inesperados.

El último informe de la Oficina de las Naciones Unidas para el Control de las Drogas y la Prevención del Delito (ONUDD) reveló que el Cannabis sigue siendo la sustancia ilícita más consumida en el mundo con 180, 6 millones de personas. Es decir que el 3,9 por ciento de la población de entre 15 a 64 años, la consume de manera clandestina.