Las fuertes lluvias también dejan un panorama desolador en Argentina
Share this on

Las fuertes lluvias también dejan un panorama desolador en Argentina

Las intensas y constantes lluvias causaron importantes inundaciones en cerca de 12 provincias de Argentina. Una de las zonas más afectadas es Comodoro Rivadavia, ubicada en la región patagónica. La situación es tan preocupante que ya se estima que el 80 por ciento de la ciudad deberá ser reconstruida desde cero. Las consecuencias de las fuertes lluvias en el continente no solo se sienten en el Ecuador, en Colombia y Perú.

En diálogo con Clarín, el intendente Carlos Linares aparte de admitir que Comodoro Rivadavia deberá ser “refundada”, aseguró que “cayeron 250 milímetros de lluvia en apenas 48 horas, cuando el promedio anual es de 237 milímetros”. Por su parte fuentes de la Defensa Civil le informaron a ese medio que solamente en esa ciudad hay más de 3.000 mil personas afectadas.

En el otro punto extremo de Argentina las provincias del norte como Salta y Tucumán también se encuentran en alerta por las fuertes precipitaciones que por ahora no dan tregua. En el municipio La Madrid—en Tucumán—sus 4.500 habitantes debieron evacuar en su totalidad luego de que el río Marapa se desbordara, alcanzando el metro y medio de altura.

Otras de las regiones afectadas son Jujuy, Córdoba, La Pampa, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Entre Ríos y El Chaco. En esas provincias miles de personas se refugian en albergues y escuelas bajo el auxilio de las autoridades y los propios habitantes del país que han desplegado diferentes operativos solidarios. Algunas personas permanecen en dichos lugares porque prácticamente perdieron por completo sus casas. Hasta el momento se registran tres víctimas fatales y más de 10.000 damnificados en todo el país.

Cuando las inclemencias del clima ya habían hecho estragos, la población de Comodoro Rivadavia tuvo que enfrentar una voraz tormenta, considerada la peor en los últimos 40 años. Con las calles anegadas en su totalidad por el barro, los propios habitantes decidieron tratar de levantar el lodo e intentar despejar las entradas de sus propias viviendas.

La escasa presencia de las autoridades provinciales y nacionales se hace evidente en cada una de las regiones afectadas. Ante la falta de maquinaria suficiente, los damnificados trabajan sin cesar con palas y baldes para sacar el barro. Lo preocupante es que las condiciones meteorológicas no son alentadoras y en los próximos días se esperan más lluvias.

La cantidad de barro acumulado es de tal magnitud que tanto niños como adultos están abocados a despejar las calles. Día y noche trabajan a contrarreloj para tratar de mitigar los efectos que podrían llegar a causar las nuevas precipitaciones. Pese a que desde diferentes zonas del país han llegado víveres está claro que hace falta la activación de un plan de contingencia y la inversión en proyectos hidráulicos en el país.

Argentina se une a otros países con costa en el Pacífico como Ecuador, Perú y Colombia. Esta última también vive un drama desolador luego de que se registraran más de 273 muertos por una avalancha que arrasó con el municipio de Mocoa, al suroeste del país.

En declaración con El Espectador, el director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonía), Luis Alexander Mejía, sostuvo que la tragedia se pudo haber evitado. “Hace nueve meses advertimos que esto podía pasar por el uso inadecuado de los suelos que agrava este tipo de eventos”, denunció.

La presencia del fenómeno conocido como ‘El Niño Costero’ también ha dejado a su paso cientos de muertos y miles de damnificados, debido a las inundaciones y deslizamientos de gran magnitud que se han experimentado en los últimos meses en esa región.