Piden destituir al presidente Michel Temer en vísperas de su juicio por corrupción
Share this on

Piden destituir al presidente Michel Temer en vísperas de su juicio por corrupción

La autoridad electoral de Brasil pidió anular el mandato del presidente Michel Temer por considerar que incurrió en el delito de corrupción. La entidad lo acusa de haber recibido 34 millones de dólares de la constructora Odebrecht en el 2014, junto a la entonces jefa de Estado Dilma Rousseff. El dinero habría sido utilizado para financiar la campaña política que derivó en la reelección presidencial de la hoy destituida mandataria.

Motivada por las irregularidades cometidas cuando Temer oficiaba como el vicepresidente de Brasil, la fiscalía electoral le solicitó a la Corte dejar sin efecto la función política que desde el 2014 asumió el presidente. A su vez, el ente hizo extensivo su reclamo para que a Rousseff le sean suspendidos sus derechos políticos.

Con este panorama se dará inicio en Brasil al juicio que pondría en jaque la administración de Temer. Se presume que al menos 7 millones de dólares de los 34 recibidos, habrían sido entregados de manera ilícita a Joao Santana. El conocido publicista está señalado de participar también en la cadena de concesiones y sobornos que involucran a la empresa estatal Petrobras. Por esta razón fue procesado dentro de la famosa causa ʹLava Jatoʹ.

El Tribunal Supremo Electoral contará con cuatro sesiones para analizar si el actual mandatario participó en un acto de corrupción, y para determinar si debe o no continuar a cargo de la administración de Brasil. Para Clarín, en el caso de que la máxima autoridad resuelva revocar las funciones de Temer, el país experimentará “un proceso de aguda inestabilidad con el Congreso convocado para elegir en forma indirecta al sucesor”.

Según ese medio, en diálogo con el diario Folha de Sao Paulo los fiscales electorales aseguraron que el presidente Temer y la exmandataria Roussef  incurrieron en un “abuso del poder económico, que comprometió la legitimidad y normalidad del pleito electoral presidencial”, al momento de recibir el dinero proveniente de la firma Odebrecht.

El actual Gobierno ha enfrentado diferentes altibajos desde que asumió la conducción de Brasil. En principio se lo acusó de complotar en contra de Rousseff para quedarse con la presidencia del país. Posteriormente fue duramente criticado cuando lanzó su plan de privatización y en los últimos meses debió enfrentar el escándalo de la exportación de carne en mal estado.

Para el periódico La Nación, con el juicio no solamente está en juego la continuidad de Temer sino que el dictamen también podría dejar expuestas las identidades de todos los que participaron en la red de sobornos secundados por la constructora Odebrecht. Al menos nueve ministros de Temer y 30 legisladores pertenecientes a la alianza oficialista —entre el partido del Movimiento Democrático Brasileño y el Partido de los Trabajadores– estarían involucrados en las maniobras de corrupción.

Tal y como dio a conocer ese medio, el analista en economía y jefe Gradual de Investimentos en San Pablo, André Perfeito, manifestó que si el Gobierno no sale bien librado de ambas situaciones, “la incertidumbre aumentaría y los efectos en la economía serían muy negativos”

“Se volvería una tormenta perfecta”