En Guatemala terminó la fuga del gobernador veracruzano Javier Duarte
Share this on

En Guatemala terminó la fuga del gobernador veracruzano Javier Duarte

El ex gobernador del estado mexicano de Veracruz Javier Duarte fue arrestado el sábado por la noche en Guatemala y ahora espera su extradición. Su caso ha llegado a simbolizar la corrupción dentro del partido gobernante de México.

Duarte, acusado de corrupción, lavado y asociación con la delincuencia organizada, fue detenido en el vestíbulo de un hotel en la pintoresca localidad de Panajachel, 80 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca, según informó la policía en un comunicado.

Las imágenes de la televisión local mostraron al hombre siendo calmadamente conducido por la policía fuera del hotel el sábado por la noche, con las manos esposadas a la espalda.

Duarte, que ha negado repetidamente cualquier falta, estuvo en el hotel durante un par de días junto con su esposa, que no ha sido acusada de ningún delito. “Quería pasar como turista mexicano”, dijo Stu Velasco, subdirector de la policía nacional de Guatemala.

Duarte entró a Guatemala probablemente por tierra a principios de noviembre y utilizó aviones privados allí mientras se encontraba prófugo, según informó Omar García, jefe de investigaciones criminales de la Fiscalía General de México en una conferencia de prensa en la embajada mexicana en Guatemala.

García se negó a detallar los viajes de Duarte en el país centroamericano, pero dijo que había mantenido un perfil bajo en Panajachel. “Él no salía de su habitación de hotel”, dijo García.

Javier Duarte, de 43 años, fue trasladado temprano el domingo a la cárcel de Matamoros, en el centro de la ciudad de Guatemala; una instalación conocida por albergar traficantes de drogas y exfuncionarios del gobierno guatemalteco acusados ​​de corrupción.

Rodrigo Sandoval, abogado guatemalteco que representa a Duarte, lo visitó en la prisión el domingo por la mañana. “Tuve la oportunidad de hablar con el señor Duarte, y él dice que está esperando su extradición y sus abogados en México”, dijo Sandoval.

“Entiendo que aceptará la extradición”

Veracruz, una de las más grandes del país, ha sido históricamente un bastión del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto. Elegido gobernador en 2010, Duarte propició un agudo deterioro en la seguridad en un estado reconocido por el descubrimiento de fosas comunes y una serie de asesinatos de periodistas durante su administración.

Ha sido acusado de llevar a cabo un enorme esquema de enriquecimiento personal con recursos ilícitos que potencialmente suman cientos de millones de dólares, involucrando activos en México y en el extranjero. Duarte utilizaría compañías fantasmas para transferir y ocultar los fondos públicos.

Aunque alguna vez fue visto como una joven estrella en el PRI, Duarte fue expulsado de sus filas en octubre debido a las acusaciones de corrupción. Renunció como gobernador ese mismo mes, unas semanas antes de que terminara su mandato de seis años.

En junio, Miguel Ángel Yunes, del opositor Partido Acción Nacional, ganó una disputada elección para suceder a Duarte. Fue una dura derrota para el PRI, que durante mucho tiempo acaparó la gobernación en Veracruz.

“Él saqueó nuestro estado y nos dejó en un desastre financiero”, dijo Yunes en una conferencia de prensa en Boca del Río, cerca de la ciudad de Veracruz, celebrando el arresto.

Yunes dijo que se recuperaron 1,2 billones de pesos (unos 65 millones de dólares) de la desviación ilícita de fondos públicos de Duarte, y agregó que “miles de millones de pesos” aún están en poder de los familiares de su antecesor, además de exfuncionarios y ‘criminales que se hacen pasar como empresarios’.

Varios de los altos funcionarios del gabinete de Javier Duarte han sido arrestados por cargos de corrupción, mientras que otros están siendo investigados.

Con información de REUTERS.