Organizaciones de derechos humanos acusan a Cuba por detenciones de disidentes
Share this on

Organizaciones de derechos humanos acusan a Cuba por detenciones de disidentes

  • Un grupo disidente de Cuba denunció que sus pares están siendo perseguidos por el gobierno de Raúl Castro. La supuesta represión provocó más de 400 detenciones arbitrarias en el mes de marzo, consideradas como una violación a los derechos humanos.

Una de las condenas que ha generado controversia en Cuba es la que recibió el líder opositor Eduardo Cardet Concepción. Luego de la muerte de Fidel Castro en noviembre de 2016, el disidente lanzó una crítica pública a la imagen del revolucionario, lo que le costó una pena de 3 años de cárcel.

Algunos colectivos como la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CDDHRN) consideraron que la pena impuesta por la justicia a Cardet es una clara muestra de la represión que vive el país. Amnistía Internacional se refirió al líder disidente como un “Prisionero de Conciencia”.

Precisamente, la CDDHRN emitió un informe que da cuenta de 436 detenciones, a pacifistas opositores al régimen cubano registradas en el pasado mes de marzo. De acuerdo a la publicación, en los últimos 6 meses se han evidenciado cifras similares que por sí solas no alcanzan a reflejar “la atmósfera de represión e intimidación” que experimenta hace 50 años el pueblo de Cuba.

No obstante, la pérdida arbitraria de la libertad no es la única irregularidad que denuncian los disidentes. Maltratos físicos, hostigamientos, decomiso de pertenencias personales y hasta despojo del propio dinero son algunas de las violaciones que padecen los opositores en una época de apartente apertura de la isla al mundo, que no parece estar del todo soportada ideológicamente.

Para la CDDHRN, la policía política secreta se encuentra detrás de todo. Algunos de los militantes han sido detenidos cuando se dirigían a reunirse con sus pares; en medio de un allanamiento sorpresivo o incluso cuando iban de camino a la iglesia.

La organización defensora de derechos humanos también detalló que en febrero la cantidad de detenciones arbitrarias fue mayor: 482 arrestos.

Al respecto, el diario Cuba Encuentro se refirió al panorama que vive el país como un acto de terrorismo de Estado. El mes pasado, la delegación cubana ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) negó hacer uso de las violaciones a los derechos humanos para mantener la estabilidad e insistió en que su sistema político garantiza la integridad de cada uno de sus habitantes.

Ese medio consignó que el régimen de Cuba apela con frecuencia a la negación de la responsabilidad, la interpretación y las implicancias del propio acto. Es decir que antes cualquier evento irregular, el Gobierno opta por tomar distancia de los hechos; en el caso de que su responsabilidad sea evidente, sostiene que el episodio en sí no configura como una violación, o en su defecto no asume las consecuencias de las medidas adoptadas.

El coordinador de la organización civil Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer sostuvo que la Policía lleva a cabo los allanamientos en las casas de los disidentes de manera violenta, sin importar que en algunos casos están presentes menores de edad. A su vez denunció que los uniformados secuestran todo tipo de instrumentos y documentación que hacen parte de la labor de los miembros de la oposición.