EE.UU. indemnizará con USD 1 millón a la familia de joven mexicano obligado a ingerir metanfetamina líquida en la frontera
Share this on

EE.UU. indemnizará con USD 1 millón a la familia de joven mexicano obligado a ingerir metanfetamina líquida en la frontera

Ya han pasado más de 3 años desde aquel trágico 18 de noviembre del 2013, día en que el menor mexicano Cruz Marcelino Velázquez Acevedo murió cerca a Tijuana, en la frontera entre EE.UU. y México. El joven de 16 años, que intentaba ingresar a territorio estadounidense a través del puerto de entrada de San Ysidro, en San Diego, estado de California, fue obligado por dos agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos a beber un supuesto jugo que en realidad era metanfetamina líquida: una droga tóxica al ser ingerida así.

En la inspección aduanal de rutina, los funcionarios le habrían consultado a Velázquez Acevedo por el contenido de las botellas, a lo que el menor les habría asegurado que se trataba de jugo de manzana. Ante la duda, en un acto inconsciente y sumamente irresponsable, los agentes le habrían obligado a tomarse el “jugo”.

De acuerdo con lo reportado por The Washington Post, luego de beber un poco del líquido, Cruz Marcelino empezó a sudar de manera inmediata hasta alcanzar una temperatura corporal de 40°C, mientras que el ritmo cardiaco se le disparó hasta 220 latidos por minuto, más del doble de lo que se considera normal. La situación le provocó una crisis e hizo que lo trasladaran a un centro médico en territorio californiano, en donde falleció cerca de las 9 pm.

A raíz del trágico final del menor, su familia decidió entablar una demanda en contra del gobierno de los Estados Unidos y de los agentes fronterizos.  El caso fue abordado por el abogado Eugene Iredale, quien finalmente logró que los familiares de la víctima fueran indemnizados con 1 millón de dólares, alegando negligencia por parte de los funcionarios, tal y como informó el diario local The San Diego Union Tribune.

El jurista argumentó la demanda manifestando que los agentes “presionaron e intimidaron a Velázquez” para ingerir la supuesta bebida, incluso “a pesar de sospechar que era una sustancia ilegal”, indica BBC Mundo. En lugar de amedrentarlo, Eugene considera que lo “habrían podido encerrar durante un tiempo en un correccional juvenil”, añadió The Washington Post.

No obstante, en declaraciones citadas por el diario estadounidense capitalino, el abogado demandante reconoció que no puede asegurar que los agentes supieran que podían matar al menor: “No estoy preparado para decir que sabían con certeza que iban a matarlo” señaló.

Sobre la lamentable decisión tomada por Cruz Marcelino de intentar pasar droga a los Estados unidos, Iredale indicó que “es común que traficantes ofrezcan pequeñas sumas de dinero (USD 150) a menores para que actúen como mulas y crucen drogas a través de la frontera de México con EE.UU”, reseñó el portal Animal Político.

“Es básicamente un buen chico que hizo algo estúpido, puesto que no tenía ningún tipo de antecedente penal”, agregó el abogado.