Migrantes expulsados de Estados Unidos preocupan al presidente de Costa Rica
Share this on

Migrantes expulsados de Estados Unidos preocupan al presidente de Costa Rica

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, manifestó su preocupación en cuanto al aumento de migrantes provenientes de Venezuela y países del norte de Centroamérica. El mandatario aseguró que el número de personas que puede admitir en territorio costarricense tiene un límite, y que si ese límite se excede, el país no tiene con que soportar un “desborde migratorio” que pondría en aprietos tanto a los nacionales como a los mismos migrantes.

El presidente Solís indicó que las recientes políticas migratorias implementadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, serían un aspecto a tener en cuenta ya que podrían hacer que la tendencia se mantenga y hacer crecer el número de migrantes.

A Solís lo inquieta bastante que el alto número de deportados indocumentados de Estados Unidos obligue a que varias de esas personas escojan a Costa Rica como nuevo destino. En cuanto a esto, el mandatario reconoce que existe cierto temor porque en las posibles deportaciones se incluyan migrantes del temido “Triángulo del Norte”, foco de violencia e inseguridad de la región y que conforman Honduras, El Salvador y Guatemala, según Globovisión.

Asimismo, en declaraciones reproducidas por El Nacional, el presidente costarricense aseguró que “se está viendo un aumento no exponencial, pero sí importante. Están llegando desde el año pasado (migrantes) de Centroamérica y de Venezuela en una cantidad que no nos permite descuidarnos”.

El inquietante tema fue tratado en la reunión que sostuvo el presidente Solís con el vicepresidente de EE.UU. Mike Pence y el secretario de Seguridad Interna, general John Kelly, en Washington.

Respecto a lo hablado con los funcionarios norteamericanos, el mandatario destacó que “tanto el secretario Kelly como el vicepresidente Pence entienden que es necesario que los centroamericanos que retornen a sus países desde EE.UU. pueden arraigarse, y para eso (es necesario) que los países puedan estabilizarse y generar empleo”, tal y como referencia El Cooperante.

Otro tema abordado durante la reunión con el vicepresidente Pence y el secretario Kelly, aunque sin profundizar mucho, fue el del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre los países Centroamericanos y los Estados Unidos. Sobre esto, según expresó el presidente costarricense, no se prevén cuestionamientos ni restricciones como en el caso del tratado con México.

Incluso destacó que las autoridades apoyan el acuerdo comercial puesto que consideran que es una buena fuente de generación de empleos.

“La discusión se dio de forma tangencial (…). A solicitud de las propias empresas, de Cinde, de los funcionarios más conocedores del tema, no recomendaban niveles de profundidad y que no corresponden porque no está cuestionado el acuerdo principal de la relación entre los dos países”, reseñó La Prensa Libre.